La mesa ideal para tu Raspberry Pi y sus emuladores retro

La mesa ideal para tu Raspberry Pi y sus emuladores retro

Pedro Santamaría

Si tienes una Raspberry Pi conectada al televisor del salón para echar alguna que otra partida a través de sus emuladores, atento a esta mesa porque puede ser el complemento ideal y la envidia de todos tus amigos y amigas. Aunque si luego no paran de ir a tu casa con la excusa de tomar café contigo cuando en verdad sólo quieren jugar, no es culpa nuestra.

La mesa perfecta para la Raspberry Pi

La Raspberry Pi se puede usar para prácticamente todo aquello que se te ocurra. Desde crear un versátil reproductor multimedia hasta un sistema de almacenamiento en red así como diversos proyectos de domótica y robótica. Sin embargo, uno de los usos principales y donde mejor rinde es en el relacionado con el tema de la emulación.

Como ya sabrás, esta pequeña placa es capaz de emular sistemas de vídeojuegos clásicos como las recreativas o las consolas de 8 y 16 bits. Por eso es normal encontrar multitud de accesorios relacionados con el tema, desde carcasas con el diseño de consolas retro hasta gamepads. Aunque uno de los mejores es, sin duda, esta Coffee Table.

Creada por la compañía Love Hulten, esta mesa para el café esconde en su cajón principal su mayor secreto: dos controles al más puro estilo de máquina recreativa. Gracias a ellos, una vez conectada a la Raspberry Pi podrías jugar a clásicos de MAME u otros sistemas en el televisor del salón cuando quisieras y de un modo muy similar al que podías experimentar en los viejos salones recreativos (suponiendo que tengas ya cierta edad).

¿Atractiva? Para nosotros lo es. El problema es que para hacerte con una tienes que pedirla de forma personalizada y eso puede encarecer el coste. Pero habiendo visto cómo es, por qué no crear la tuya propia. ¿Quieres saber cómo podrías hacerla y qué debes tener en cuenta? Sigue leyendo.

Cómo construir tu mesa con mandos para Raspberry Pi

Para construir una mesa como la de Love Hulten, lo único que necesitas es tener un poco de maña, paciencia y los componentes necesarios para ello. Esto último es lo más fácil de conseguir, porque en Amazon venden numerosos kits arcade compuesto por uno o varios joystick y sus respectivos pulsadores (botones).

Lo único que debes saber es que estos controladores se ofrecen dos opciones de conexión diferentes. Por un lado están los que van directos al conector GPIO y requieren algo más de configuración. Y eso complica un poco a quien no tiene muchos conocimientos. Y por otro hay kits con placas con un controlador USB que es mucho más fácil de conectar.

Estos últimos son los que te recomendamos adquirir. No son mucho más caros y los hay de todo tipos, tanto en temas de diseño como para uno o dos jugadores. Algunas opciones interesantes son estas que te dejamos a continuación.

Una vez tengas tu Raspberry Pi, los controladores y todo esté funcionando correctamente, el siguiente paso es crear tu propia mesa. Aquí si tienes maña y las herramientas necesarias podrías crear tu propio diseño. O bien, mucho más fácil, adaptar alguna ya fabricada.

Si buscas una con cajón sólo asegúrate que la altura te permite introducir tanto los joysticks como los pulsadores. Así que, con un poco de paciencia vas a poder construir tu propia mesa para el café y de paso jugar a tu Raspberry Pi de un modo diferente.

Por último, ya que estas creado tu propia mesa, recuerda que puedes añadir otras opciones como un HUB USB para conectar gamepads con cable tradicionales o incluso un teclado y ratón. Aquí ya todo depende del lo que quieras o no complicarte. Pero seguro que merece la pena y te haces con ese accesorio que todos tus amigos querrán luego tener.