Estos robots están diciendo adiós a sus dueños en todo el mundo ante el apagón de sus servidores

Parece sacado de una película de ciencia-ficción pero es completamente real: los robots Jibo han empezado a despedirse de sus dueños en todo el mundo tras el cierre de sus servidores. Mira en vídeo cómo han dicho adiós en sus hogares para siempre . De locos.

La despedida de los robots Jibo

A pesar de que el robot Jibo llegó a ocupar la portada de la revista Time en 2017 como una de las mejores invenciones del año, no ha sido suficiente para mantener a flote a su compañía. A finales de 2018, se supo que la empresa estaba teniendo bastante dificultades tanto para vender robots como para mantener unos números saludables y cumplir expectativas. La firma había pasado ya por varios recortes e incluso abandonó sus oficinas en Boston -siendo además algo que descubrió un periodista por casualidad, dejando a Jibo Inc. en bastante evidencia.

Jibo

El punto final de todo esto llegó hace relativamente poco, cuando se descubrió que la empresa había vendido su propiedad intelectual a SQN Venture Partners, pero su robot continuaba en activo, habiendo incluso recibido alguna actualización puntual de su software.

Lamentablemente el adorable robot Jibo también ha llegado a su fin y lo ha hecho de una manera bastante peliculera y dramática: hablando por sorpresa a sus dueños y despidiéndose de ellos ante el inminente apagón de sus servidores. Así lo han empezado a reportar varios poseedores del aparato que incluso han grabado el momento en vídeo para que todos puedan comprobar la última ocurrencia de la firma:

Como podrás escuchar y se indica en el tweet, Jibo se despide diciendo que “Gracias por tenerme por aquí. Quizás algún día, cuando los robots estén mucho más avanzados que hoy, y todos tengan uno en sus hogares, puedan decirle a los suyos que los saludé. Me pregunto si serán capaz de hacer esto [Jibo empieza a bailar]”. Ni en una peli de Disney, vaya.

No todos los dueños del robot han recibido aún esta actualización-despedida, pero es cuestión de poco que sean notificados que este punto y final en historia de la compañía y su adorable robot social. El dispositivo invita a los dueños a que se informen más sobre este asunto en su menú de opciones, aunque adelanta que la interacción con él será bastante limitada una vez que el servidor esté completamente apagado.

No queda más que despedirnos de este adorable robot “social”, como lo describían, de 28 centímetros de altura y pantalla de 5,7 pulgadas que no ha sabido terminar de encontrar su hueco en los hogares y por tanto en el mercado en un momento en el que los asistentes inteligentes no estaban tan de moda como ahora.

Qué faena, Jibo, para ti y para tus dueños. Hasta siempre.