¿Qué diferencias hay entre los AirPods Pro de primera y segunda generación?

¿Qué diferencias hay entre los AirPods Pro de primera y segunda generación?

José Luis Sanz

Apple celebró el 7 de septiembre su particular keynote anual en la que vino a mostrar al mundo sus nuevos teléfonos y relojes de cara a la temporada 2022-2023 y, como siempre, pudimos encontrarnos con algunos regalitos extra que este año han tenido en los auriculares Pro de la compañía su auténtico protagonista. Pero, ¿sabes qué diferencias hay respecto de los AirPods Pro que salieron a la venta en octubre de 2019?

¿Seguro que los han cambiado?

La primera sensación que tiene uno al ver los AirPods Pro de segunda generación es que nada ha cambiado y, por lo tanto, todas las novedades que se han incluido están justo debajo de esas carcasas blancas. Los auriculares y el estuche se mantienen tal cual, seguramente con pequeñísimas variaciones que son apenas perceptibles. Así que si tienes ya el primer modelo y te guías mucho por el qué dirán, no hace falta que los compres porque nadie sabrá qué modelo llevas puesto en las orejas.

Ahora bien, si miramos al interior ya sí que encontramos diferencias sustanciales, como es la presencia de un nuevo chip, el H2, que mejora la experiencia musical al permitir, según afirma la propia Apple, una mayor calidad de sonido. Lógicamente eso tendremos que comprobarlo, como la evolución del audio espacial, que también nos anuncian que «te envuelve en una experiencia inmersiva que te lleva a otra dimensión». Eso sí, para hacerlos un pocco más cómodos para todos, han añadido una almohadilla extra a las tres que ya venían con el primer modelo.

Precisamente la cancelación de ruido activa, una característica exclusiva de esta gama y los AirPods Max, se ha mejorado para ser todavía más eficiente e impedir que escuchemos nada del exterior cuando la tenemos encendida ya que, según afirma Apple, esa mejora será justo el doble. Precisamente, ese chip H2 también juega un papel importante en este punto y promete niveles de efectividad y rapidez de conexión con nuestros dispositivos mayores respecto de los AirPods Pro de primera generación.

Desliza, no toques

Los AirPods en general siempre han sido unos auriculares con un manejo pésimo donde no es posible en muchos casos controlar la reproducción del todo, ni siquiera subir o bajar el volumen sin tener que acudir al iPhone. Ahora, y a diferencia de la primera generación, las superficies táctiles reconocerán algún gesto más por lo que podremos subir o bajar la música deslizando el dedo por la parte inferior de los cascos. No podemos decir que sea una innovación, pero bienvenida sea al menos.

Los AirPods Pro originales llegaron con certificación IPX4, es decir, que eran resistentes a las salpicaduras de líquidos. Pues bien, esta segunda generación se mantiene en ese mismo nivel y sigue sin ofrecer una protección completa como sí hacen otros modelos de la competencia. Aun así, ahora el estuche de carga de estos nuevos AirPods Pro toma un poquito más de protagonismo.

Efectivamente, la carga total del estuche aumenta hasta las 30 horas y 6 por auricular y carga. Recordad que la anterior generación se quedaba en unas 4,5 horas de autonomía, así que hemos ganado prácticamente un 33% más. Además, el contenedor de los cascos ahora dispone de un pequeño altavoz que emite sonidos con cada acción que realizamos: al conectarlos para cargar o cuando queremos saber dónde están, que puedan emitir una señal acústica reconocible y que facilite su localización.

Por último, tendremos dos versiones de este estuche: el normal compatible con carga inalámbrica y el pensado especialmente para MagSafe que no tenía la primera generación de estos nuevos AirPods Pro que podréis reservar a un precio de 299 euros a partir del 9 de septiembre y recibirlos en casa el 23.

¡Sé el primero en comentar!