¿Qué diferencias hay entre los códecs de vídeo H.265 y H.254?

¿Qué diferencias hay entre los códecs de vídeo H.265 y H.254?

José Luis Sanz

Los códecs de vídeo son prácticamente una constante desde que llegaron los ordenadores y su capacidad multimedia para reproducir archivos de vídeo. Seguramente los que ya estábais en los 90 cacharreando con un PC, estaréis familiarizados con todos los que han ido apareciendo hasta hoy, momento en el que ya flirteamos con resoluciones 8K y 10K para televisión. Pero, ¿existen diferencias entre dos de los más populares que tenemos hoy en día?

Dos códecs para gobernarlos a todos

Seguramente no decimos nada nuevo que no sepas si afirmamos que el códec H.264 es el más popular que podemos encontrarnos ahora mismo en prácticamente cualquier contenido que convertimos o creamos para reproducir en un ordenador, móvil, tablet o lo que sea. Da igual el programa que utilices, que seguramente exportarás un archivo .mp4 con códec H.264. Eso se debe a que se trata de un formato muy enfocado a la alta definición y capaz de trabajar con cualquier tipo de hardware en resoluciones HD, FullHD (1080p) o 4K y que no ocupa demasiado ancho de banda cuando se retransmite.

Ahora bien, hace prácticamente una década surgió el que iba a ser (y suponemos que seguirá siendo) su sucesor, el H.265, que también es conocido como HEVC o High Efficiency Video Coding y que no solo trabaja bien en resoluciones HD, FullHD (1080p) y 4K, sino también en 8 y 10K garantizando una capacidad de compresión que puede alcanzar en muchos momentos el 50% del H.264. Por ejemplo, una película en formato DVD de 4,3GB podría dejarla en apenas 650 megas, frente al más de un giga del H.264.

Es decir, que con el estándar H.265 podríamos reproducir una señal en directo 8K en un dispositivo móvil con una conexión a internet normal, no necesariamente ultrarrápida por lo que, como podréis imaginar, se ha convertido en la mejor alternativa de cara a la expansión de los formatos de vídeo en los próximos tiempos.

¿Por qué seguimos utilizando el H.264?

De todas formas, algo debe diferenciar a los dos formatos para que se siga utilizando el H.264 por encima del H.265 cuando con el segundo obtendremos un fichero la mitad de pesado y en muchas ocasiones, con algo más de calidad y fidelidad respecto del original. Y la respuesta hay que ir a buscarla al hardware necesario para realizar con rapidez esa tarea de descomprimir ese vídeo y luego reproducirlo.

Así las cosas, es más fácil que un hardware (económico) de un dispositivo de reproducción de vídeo sea capaz de trabajar con un archivo en H.264 que con otro en H.265 que requiere de mucha más potencia de proceso para realizar el trabajo de descomprimir el vídeo que nos va a mostrar en pantalla. Si recordáis, algo así nos pasaba cuando se extendió el formato .mkv, que no era posible ponerlo en marcha en cualquier ordenador o dispositivo móvil. Se necesitaba bastante más potencia de proceso que con un .avi o cosas parecidas de la misma época.

Poner en marcha un vídeo en H.265 requiere de esa potencia extra que, de momento, no está pidiendo el mercado porque con el H.264 tenemos más que suficiente: no ocupa demasiado espacio ni ancho de banda, incluso para contenidos en 4K, es manejable por prácticamente el 100% de dispositivos actuales y mantiene la calidad respecto del original. Otra cosa será cuando necesitemos dar el salto a las 8K, o las 10K y, entonces sí, ese menor espacio que ocupa gracias a su mayor compresión, junto con el avance del hardware necesario en todos los ámbitos (móviles, tablets, set-top box, etc.), haga realidad la expansión de ese H.265.

¡Sé el primero en comentar!