El altavoz con forma de cuadro llega a IKEA el 15 de julio

IKEA y Sonos vuelven a pasear de la mano por el parque del diseño y el sonido. Embas compañías acaban de anunciar el nuevo Symfonisk, una especie de marco o mural de tela con altavoz integrado que te permitirá decorar la pared y reproducir tu música favorita de manera completamente discreta.

Un nuevo altavoz Sonos para IKEA

Ikea Sonos marco Symfonisk

El producto llega para seguir ampliando la gama Symfonisk que podemos encontrar en el catálogo de IKEA. Si en un principio contábamos con la lámpara con altavoz integrado y la estantería, ahora el producto que nos llega es un marco que puede colgarse en cualquier pared y contemplarlo como si fuera una obra de arte, con la peculiaridad de reproducir música gracias a su conectividad inalámbrica.

El producto llega con un diseño inconfundiblemente de IKEA, donde los materiales y los acabados buscan funcionalidad y practicidad en cada rincón, con la peculiaridad de contar con un diseño que se integra perfectamente con otros elementos que tengas por casa.

Y es que su frontal de tela es intercambiable, pudiendo utilizar muchos de los diseños que se venden por separado por un precio de 16 euros cada funda. Veremos si esto da lugar a la proliferación de diseños caseros que acaban llenando las tiendas de Etsy, aunque parece que la pieza que encaja en el cuerpo será necesaria para dar vida a creaciones caseras. Sea como sea, IKEA ofrecerá 11 diseños diferentes, y de base podrás comprar el modelo blanco o negro, de igual manera que ocurría con el resto de modelos anteriores.

¿Cuánto cuesta y cuando se podrá comprar?

Ikea Sonos marco Symfonisk

IKEA ha anunciado que este marco Symfonisk llegará a sus tiendas el próximo 15 de julio con un precio de 199 euros, ofreciendo también las fundas intercambiables a un precio de 16 euros (en estos momentos hay un total de 11 diseños diferentes además del acabado en blanco y negro que se incluyen con el producto). Se trata de un precio muy atractivo si tenemos en cuenta que el dispositivo cuenta con tecnología de Sonos, pudiendo controlarlo a través de la aplicación oficial Sonos S2 y pudiendo emparejarlo con otros sistemas de la marca si no necesitamos.

Esta propuesta nos parece bastante interesante y original, sin embargo, aquellos maniáticos de los cables tendrán un duro reto por delante, ya que la naturaleza de este dispositivo invitará a colgarlo en la pared y nos obligará a dejar el cable colgando en busca de un enchufe cercano. Puestos a que todo quede a la perfección (como un Samsung The Frame), habría que hacer algún tipo de canalización para el cable que permita ocultarlo, pero la idea es optar a un altavoz de Sonos a buen precio, y no hacer una obra que salga más cara que el producto. ¿Verdad?