Los Airpods ya no molan: Los jóvenes ahora quieren auriculares con cable

Los Airpods ya no molan: Los jóvenes ahora quieren auriculares con cable

Daniel Marín

Los Airpods ya no molan. Si algo caracteriza a las nuevas generaciones son la rebeldía y el nadar a contracorriente. Ahora, una nueva moda ha surgido, y el cable Jack parece que está teniendo una nueva juventud.

El headphone jack no estaba muerto. Estaba de parranda

Sony NW-A105

En 2016, a Apple se le ocurrió la genial idea de eliminar el headphone jack en el iPhone 7. El resto de fabricantes no quisieron ser menos, y fueron quitando progresivamente el conector para pasarse a lo totalmente inalámbrico. A Apple le salió genial, pues se convirtió en la marca líder de auriculares inalámbricos con sus AirPods. Del resto de fabricantes no podemos decir lo mismo, pero lo que sí ocurrió es que poco tiempo después, ir por la calle escuchando música a través de un cable se convirtió en un detector de parias sociales. Ahora, gracias a la generación Z, eso podría cambiar. Según informa Rory Satran de The Wall Street Journal, la «gen Z» está luchando para que regresen los auriculares con cable. Y lo mejor de todo es que no existe un único motivo.

Recientemente se ha visto a famosos como Bella Hadid o incluso a algunos TikTokers famosos grabando sus vídeos utilizando auriculares con cable. Según ellos, son más prácticos, pues no hay que preocuparse por la batería o por las interferencias propias que afectan a la conectividad inalámbrica. La moda se ha ido extendiendo, y por la red ya se encuentran todo tipo de motivos por el que muchos usuarios están volviendo a utilizar auriculares con cable.

Ecologismo, moda, estética… hay razones para la vuelta de los auriculares con cable

Pero más allá de la utilidad, los mejores motivos que defienden estos usuarios son los estéticos. Los auriculares de toda la vida, con su cable liado y un poco de roña dan un aspecto un poco grunge, movimiento que estos chavales están trayendo de vuelta, pues de nuevo, reúne todo lo necesario para romper con el establishment actual. Por otro lado, eso de ir por la calle con el mismo look que un bróker de Wall Street no es una idea que atraiga a una generación que desde que ha nacido, no ha visto más que una crisis económica tras otra.

Por último, están los ecologistas y los paranoicos. Por un lado, están los que defienden que los auriculares cableados tienen una mayor durabilidad, ya que no tienen un elemento de desgaste como la batería, que limita la vida útil del producto, lo cual es totalmente cierto. Y por último están los que tienen miedo a la radiación propia de los auriculares inalámbricos, aunque todos los organismos de salud que conocemos certifican que hoy por hoy, las ondas que provienen de las redes Wi-Fi o de la tecnología Bluetooth son seguras.

Sea por el motivo que sea, lo que sí se aprecia de la generación Z es una sensación de nostalgia hacia la época del cambio de siglo. A pesar de que estos chicos no pudieron disfrutar de ese tiempo, es comprensible que sientan cierta admiración a esos años. Al fin y al cabo, la infancia de esta generación ha estado marcada por los constantes cambios de paradigma y por la saturación informativa. El mundo en el que vivimos hoy es mucho más complejo ahora que en el momento en el que nacieron. Que quieran ir a contracorriente o deseen liderar un cambio no es en absoluto preocupante, pues todas las generaciones lo hacen. Pero si lo que tratan de decirnos es que la tecnología no nos va a dar la felicidad que buscamos, lo más seguro es que acabaremos dándoles la razón.