Monitor panorámico o ultra panorámico, uno o varios,… ¿cómo elegir la mejor opción?

Si pasas más de dos o tres horas diarias delante de una pantalla hay una pregunta que deberías hacerte sin dudar, ¿estás usando el monitor más adecuado para tus necesidades? Si aún no has encontrado respuesta, espero poder ayudarte.

La importancia de elegir el monitor adecuado

Tal vez, porque paso muchas horas delante de la pantalla, porque edito vídeo y necesito espacio -aka resolución- o simplemente porque he comprobado cómo cambia todo con la pantalla correcta es por lo que este tema me apasiona tanto.

Cuando eliges ordenador es normal pensar en cosas todo tipo de componentes como el procesador, la memoria RAM, almacenamiento, gráfica,… pero pocas veces uno se plantea si está eligiendo el monitor o configuración de monitores adecuadas. Lo que ves en fotos de otros usuarios y te atrae no tiene porque ser la mejor opción para ti y tus necesidades.

Así que te voy a contar cómo afronto yo esos momentos de dudas. Porque cuando consigues elegir la pantalla más acorde a tus necesidades, aunque no siempre cubra al cien por cien lo que necesitas y quieres, tu experiencia mejora notablemente.

¿Un monitor o dos, panorámico o ultrapanorámico?

Lo digo ahora y lo repetiré posiblemente antes de que acabe este artículo: no hay configuración perfecta y todo tiene sus pros y contras. Pero si eliges bien te acercas a ese punto de perfección donde aporta ventajas en lugar de restar.

Si te preguntase si prefieres un monitor o dos, si quieres que sean panorámicos o ultrapanorámicos puede que de primeras te dejes llevar por la idea y la estética del conjunto. No lo hagas. Dos pantallas molan mucho, una ultrapanorámica de generosa diagonal más aún, pero a veces no es lo ideal.

Yo he pasado por prácticamente todas las configuraciones posibles, y quitando la de tres monitores que sí podríamos decir que la he experimentado al usar uno de 49 pulgadas super ultra panorámico, te voy a contar cómo fue mi experiencia con cada una y por qué ahora sólo uso una única pantalla.

Un monitor sí, pero a resolución 1440p como mínimo

Usar un único monitor es perfecto si no tienes mucho espacio en tu escritorio, si no sueles abrir muchas apps a la vez y tampoco requieres tener dos o más siempre a la vista. En esos casos, una única pantalla es lo mínimo y un acierto. Además, puedes ir a por un modelo superior en características que si necesitases comprar dos pantallas.

Lo que sí te recomendaría es que la resolución mínima de la pantalla debería ser 1440p. Puedes usar una pantalla 1080p si lo que básicamente haces es jugar a juegos, pero mejor tener más resolución para que te de más espacio de escritorio y mejore la nitidez definición. Esto último es vital si vas a usar aplicaciones de edición fotográfica o simplemente un navegador para leer El Output.

Si puedes optar por un panel 4K hazlo. Estas pantallas han bajado mucho de precio y a día de hoy se pueden encontrar paneles IPS de gran calidad sobre los 300 euros.

Dos monitores

La configuración de doble monitor siempre me ha atraído por varios motivos. Normalmente, suele ser más económica y ventajosa en temas de espacio total frente a un monitor ultrapanorámica. Por ejemplo, dos pantallas 1080p (1920×1080 píxeles) ofrecen más píxeles que una con resolución de 2560×1080 píxeles.

El problema es la división. Si bien es cierto que ya hay monitores con unos marcos muy reducidos, el tener esa división no es del agrado de todos. Claro que también todo depende del uso que hagas de ellos. Por ejemplo, para tener dos apps a pantalla completa en cada monitor están genial. También para colocar uno en vertical y tener mayor información cuando programas o escribes. Aquí las opciones se multiplican y es una configuración muy versátil.

Los inconvenientes son la división que antes decía y que tengan distintas resoluciones, que la calibración de la imagen difícilmente será la misma y que necesitas doble salida gráfica -eso consume más recursos de GPU-.

Ultrapanorámicos

Los monitores ultrapanorámicos me encantan, lo confieso. No sólo ofrecen una relación de aspecto 21:9 muy atractiva sino también una resolución de 3840 x 1440 píxeles en algunos modelos que facilita mucho el trabajo con varias apps sin sacrificar calidad. Además, en casos de trabajar con aplicaciones de edición de vídeo tipo Final Cut Pro, Premiere o Resolve es una auténtica pasada. También para ver películas con dicha relación de aspecto o cercana, porque las franjas superior e inferior desaparecen o son muy pequeñas.

Los problemas: requieren más potencia de GPU, suelen tener un coste mayor, ocupan mucho espacio en la mesa y si te colocas demasiado cerca acaban por cansar con tanto movimiento de cuello. Pero como solución para quien busca un escritorio amplio y no quiere cortes a mitad de pantalla son geniales, pues ofrecen las ventajas de un doble monitor en uno sólo.

Cómo decidir la mejor configuración de monitores

Samsung monitores 2019

La respuesta sólo puedes darla tú, pero con esto espero guiarte. Tienes que hacer las siguientes preguntas:

  • ¿Para qué uso más el ordenador: consultar web, editar fotos y vídeos, programar, jugar vídeojuegos, ver películas y series?
  • ¿Veo los pixels en pantalla y me molesta por la la falta de nitidez comparado con, por ejemplo, la pantalla Demi smartphone?
  • ¿A qué distancia me siento de la pantalla? ¿Cuál es la diagonal máxima que podría usar sin agobiar mi espacio trabajo/ocio?
  • ¿Qué presupuesto manejo?

Con estas preguntas respondidas de forma sensata, sin dejarte llevar por lo espectacular de las fotos que puedas ver por internet o Instagram, seguro que haciertas. Aún así, aquí mis casos de uso para cada situación y por qué las elegiría.

  • Un único monitor si es 1440p o 4K me parece perfecto (si es 2K 25″ me parece bien para no perder mucha densidad de píxeles, si es 4K menos de 27″ creo que resulta incómodo si vas a resolución nativa con la interfaz del sistema). Con esta configuración puedes trabajar cómodamente, no agobiar el espacio disponible en la mesa y permite enfocarse bien en una sola tarea sin la tentación de poder abrir muchas otras apps y mantenerlas siempre visibles.
  • Dos monitores, especialmente con uno en vertical, ofrece ventajas cuando programas, escribes o realizas tareas donde en una pantalla está la aplicación principal y en la secundaria todas las herramientas o acceso a información que debes usar como referencia. El problema es que ocupa más espacio.
  • Monitor ultra panorámico es muy gratificante a la hora de trabajar en edición de audio y vídeo al poder tener un timeline más amplio. También para el consumo de contenido multimedia y juegos siempre y cuando acepten la resolución en formato 21:9. Eso sí, como con el doble monitor requieres más espacio en tu mesa.

En mi caso y hasta una próxima actualización a una pantalla de 27” y resolución 4K, porque como dije nunca hay configuración perfecta para todos los casos, utilizo un monitor Dell de 25” y resolución 1440p que me ofrece una densidad de píxeles adecuada para tener un buen nivel de nitidez y una gran representación de color para trabajos de vídeo.

7 monitores altamente recomendables

Dell Ultrasharp U2518D, es la pantalla que uso y ofrece un buen nivel de nitidez, colores, brillo y contraste. Tiene un HUB USB 3.0 y un total de cuatro puertos USB, entrada HDMI y Display Port. Además su pie permite ajustar altura, giro e inclinación. Cuesta unos 360 euros.

Dell Ultrasharp U2718Q, podríamos decir que es la versión superior del anterior. En esta ocasión ofrece un panel de mayor diagonal, 27 pulgadas, y también más resolución. Eso sí, es más caro, 627 euros cuesta esta pantalla 4K.

Samsung U2E590D, no es mi pantalla favorita a pesar de sus 28 pulgadas y resolución 4K. Su panel TN no me convence para usos como la edición de imagen, pero para juegos y resto de tareas es una gran opción a un precio prácticamente regalado: 244 euros.

LG 27UK850-W, pantalla con resolución 4K UHD y diagonal de 27 pulgadas con un panel IPS de gran calidad. Aún así, lo más atractivo es que ofrece conexión USB C con la que podrás conectar con un único cable un ordenador con mismo puerto y, en el caso de ser compatible como los MacBook Pro de Apple, también podrás cargarlo. Por 448 euros está muy bien.

LG 27UD59-B, más sencillo que el modelo anterior, este monitor también de LG de 27 pulgadas y resolución 4K ofrece un panel IPS con un buen rendimiento y su único «punto débil» es que tiene menos opciones de conexión: dos HDMI, Display Port y salida de audio. Cuesta 299 euros.

LG 34UM88C, monitor ultra panorámico de 34 pulgadas y resolución de 3840 x 1440 píxeles, panel IPS y un diseño con marcos reducidos. Tiene un precio de 569 euros y no está nada mal si dispones de espacio en tu escritorio.

LG 34WK95U-W, la joya de la colora de los monitores ultra panorámicos de LG. Con 34 pulgadas de diagonal la resolución de esta pantalla es 5K (5210 x 2160 píxeles). No es exactamente lo mismo que usar dos 27K 4K pero se acerca y tienes todas las ventajas con una única pantalla. Más fácil de gestionar en la mesa y también más estético. Eso sí, revisa que la gráfica de tu equipo sea capaz de gestionar tantos píxeles. Aunque puede que sus 999 euros te frenen.

Todas estas son grandes pantallas, igual estaría bien que añadiesen su propio webcam, pero es un extra al que se le puede buscar fácil solución usando incluso cámaras de fotos como cámaras web.