La nueva RED graba en 8K y hace alucinar al mismísimo Aquaman

Las cámaras RED son como el santo grial del videografo. Productos que ofrecen una calidad de vídeo muy alta, aunque no son propuestas a las cualquiera pueda acceder. Eso no quita que todo creador de contenido que aspire a ofrecer la máxima calidad de imagen posible no haya soñado con trabajar con una. Sobre todo cuando ve nuevos lanzamientos como la RED V-Raptor y su capacidad de grabar vídeo a resolución 8K y 120 fps.

RED V-Raptor: una pequeña cámara monstruosa

Da igual si se trata de un artículo para una web o una revista, si es un programa de radio o un vídeo que vas a publicar en cualquier plataforma, en todos estos formatos el contenido es y debe ser siempre el rey. Lo que vayas a contar tiene que ser interesante para quien lo va a consumir, pero eso no quita que una buena presentación no ayude. Es más, a veces hasta puede compensar ciertas carencias.

Por eso, en toda disciplina y en particular en las que están relacionadas con el mundo audiovisual se busca siempre la excelencia en temas de calidad de imagen. Eso lo saben los fabricantes que hacer cámaras y de ahí las prestaciones que van añadiendo para que las posibilidades creativas aumenten con cada nuevo modelo.

A la hora de hacer vídeo profesional ya hemos visto que el equipo que uses no va a determinar que puedas o no monetizarlo por más o menos dinero, pero sí está claro que contar con cierto material de grabación marca diferencias. Si nos centramos sólo en el apartado de las cámaras, las de RED son uno de esos oscuros objetos de deseo. A pesar de que no son precisamente económicas, pero la calidad es tan alta que te pones al nivel del mejor cine de Hollywood o producciones de publicidad de grandes agencias.

Ahora la marca lanza una nueva propuesta y te va a encantar por todo menos por su precio. Porque la RED V-Raptor es otro auténtico monstruo a la hora de crear contenido audiovisual con calidad cinematográfica. Así que echa un vistazo, porque si te dedicas a grabar vídeo lo que vas a ver te gustará y mucho.

Para empezar tenemos el sensor de 35,4 MP que utiliza. Este permite obtener un clip de vídeo con resolución 8K. Vale, este número de pixeles ya no sorprende tanto debido a que tenemos la Canon EOS R5 que pese a sus limitaciones de tiempo por temperatura alcanza esa cifra e incluso algunos teléfonos móviles capturan vídeo a tal calidad, pero no es lo mismo usar un sensor tan pequeño como el del movil que uno Full Frame sin un límite importante en el flujo de datos que permite obtener mucha información para trabajar en postproducción mucho más holgados.

La segunda característica importante de esta nueva cámara está en la tasa de fotogramas por segundo a la que es capaz de capturar vídeo. En resolución 8K llega a los 120 fps y en resolución 4K duplica hasta 240 fps. Así, entre la propia nitidez del vídeo, el look tan profesional que se puede lograr al trabajar con formatos raw y ahora unas cámaras lentas mucho más pronunciadas hacen que sea un auténtico sueño para los más exigentes de la calidad visual.

Otra importante mejora es la del rango dinámico. Dice la compañía que ofrece más rango que el resto de cámaras de la marca. En particular, 17 stops es lo que tiene de rango dinámico. Así que tras esto, por qué no echas un vistazo a alguno de los vídeos grabados con esta cámara. Por ejemplo, empezamos con el primero. Este los hizo Jason Momoa, el actor de Aquaman es un enamorado de las cámaras RED.

Una cámara de cine

La V-Raptor de RED es una cámara de cine, un producto pensado para producciones exigentes. Lógicamente si tienes el dinero suficiente para hacerte con una, da igual si es para luego hacer sólo vídeos en YouTube o subir historias a Instagram, etc.

El problema es que es un poco como algunos coches. El precio de la V-Raptor es alto, cuesta 24-500 dólares, pero es que ofrece todo lo que un profesional podría exigirle: diferentes resoluciones y frecuencia de fotogramas por segundo, rango dinámico, relación de aspecto variable, grabación en formato RAW R3D, grabación en tarjetas CFexpress 2.0 tipo B, multitud de conectores, cuerpo compacto y montura Canon RF entre muchas cosas más.

Así que, sí, es un producto para unos pocos, pero eso no quita que no guste conocerlo y ver todo lo que puede llegar a ofrecer una cámara tan pequeña como inversamente avanzada.