5 monitores que supieron innovar con algo más que una pantalla

Cuando hablamos de monitores, lo normal es que hablemos de su resolución, la tasa de refresco o su nivel de contraste. Sin embargo, hay monitores en los que esos aspectos son totalmente secundarios, pues están construidos para aportar mayor comodidad al usuario durante el momento de uso. En este artículo repasaremos cinco monitores que sorprendieron por ofrecer un diseño creativo o innovar en un campo que difícilmente suele sorprendernos a estas alturas.

Samsung Odyssey Neo G9

Los monitores ultrawide se acabaron imponiendo entre aquellos usuarios que querían el espacio que aporta un sistema de doble monitor, pero no querían las desventajas que eso implica. Sin embargo, el modelo curvo Samsung Odyssey Neo G9 va incluso más allá de las fronteras del «monitor ultrawide», ofreciendo un panel con relación de aspecto 32:9 y un tamaño de 49 pulgadas.

Gracias a esta configuración, se puede jugar a videojuegos de una forma única, al igual que es posible manejar varias aplicaciones al mismo tiempo sin depender de otros monitores. Sin duda, una de las mejores propuestas que existen si solo quieres un monitor en tu escritorio, pero no quieres renunciar a nada.

LG Ergo

Brazo articulado LG UltraFine Ergo

Cada persona tiene sus preferencias a la hora de usar la pantalla de un ordenador. Un fotógrafo que esté procesando imágenes en Lightroom tratara de colocar el panel de forma que no reciba ningún reflejo, mientras que un desarrollador web puede ser más propenso a colocar la pantalla en vertical mientras programa.

La gama LG Ergo tiene esto en cuenta, y equipa un curioso brazo que permite regular la altura, el giro y la inclinación de la pantalla para adaptarse a todos los públicos. Gracias a esto, no solo es interesante para perfiles profesionales concretos, sino también para ordenadores que van a ser utilizados por distintas personas.

Samsung Space Monitor

Samsung Space Monitor

Similar a lo que acabamos de ver con el LG Ergo, el Space Monitor de Samsung tenía también su punto de innovación en el pie. Tras anclar la base a una mesa, el pie del Space Monitor permite regular la pantalla en altura, así como acercarla o alejarla de nosotros. Puede no parecer gran cosa, pero se trata de una funcionalidad muy útil. Por ejemplo, puedes despejar completamente la mesa para trabajar sin el ordenador o acercar algo más la pantalla si estás forzando un poco la vista y no quieres hacer zoom.

Razer Raptor

No importa que tu monitor tenga un hueco para pasar los cables y que queden ligeramente escondidos. Hagas lo que hagas, se acabarán viendo. Razer suele pensar bastante en estas cosas y su monitor Raptor tiene una base diseñada específicamente para esconder los cables en su interior.

Los cables salen del monitor totalmente organizados y paralelos, por lo que es bastante sencillo pasarlos por detrás de la mesa sin que se vea uno solo. Sin duda, se trata de una idea bastante creativa para organizar el tan temido cableado.

LG Ultrafine 5K

lg ultrafine

El monitor 5K de la gama Ultrafine de LG se hizo en colaboración con Apple. El monitor tenía una calidad sobresaliente —e incluso es uno de los pocos modelos de consumo que tiene una certificación HiDPI—, pero su encanto no estaba en su calidad de imagen, sino en su conectividad. El monitor estaba totalmente preparado para ser una extensión de un MacBook Air o MacBook Pro. Con solo conectar un cable Thunderbolt 3 al ordenador, podías disponer de su cámara, micrófonos, puertos USB e incluso alimentar el equipo. También era compatible con equipos de Apple de sobremesa como el Mac Mini y el Mac Pro, así como con el iPad, aunque en este último caso, lo hacía con unas cuantas limitaciones.

Todos los modelos propuestos han sido seleccionados por decisión editorial. Los enlaces a Amazon forman parte del programa de afiliados por el que El Output se lleva una pequeña comisión por cada compra (algo que nos ayuda a generar ingresos para poder seguir trayéndote selecciones tan interesantes como esta).

¡Sé el primero en comentar!