Grabación de vídeo 8K, objetivos intercambiables y no es la Canon EOS R5

Grabación de vídeo 8K, objetivos intercambiables y no es la Canon EOS R5

Pedro Santamaría

El próximo día 9 de julio Canon presentará, si no hay sorpresa de por medio, la nueva Canon EOS R5. Una propuesta muy esperada de la que ya hemos ido conociendo algunas de sus características principales, pero de la que aún faltan saber otros detalles importantes. Pero no será la única cámara con grabación 8K, Sharp ya mostró su cámara de objetivos intercambiables, vídeo 8K y un tamaño muy compacto.

Sharp y su cámara 8K

Los dispositivos móviles fueron los primeros en ofrecer la posibilidad de grabar vídeo a resolución 8K. Un dato que no va directamente relacionado con la calidad del vídeo, porque además de una mayor resolución otros detalles que afectan al sensor como el rango dinámico, gestión de ruido, etc., son igual o más importantes aún. Pero eso no quita que tener una cámara capaz de capturar más de 30 millones de píxeles nos ilusione.

Con el paso de los meses llegaron cámaras como la Lumix S1H o la Pocket Cinema 6K. Ambas propuestas pasaban del 4K al 6K y aquí sí se empezaba a ofrecer una calidad que hasta el momento sólo brindaban cámaras de cine de varios miles de euros. Pero hacía falta dar un saltito más, para igualar en resolución y mejorar en rendimiento.

Ese título se lo llevo Canon que con su futura EOS R5 anunció que ofrecería resolución 8K y esa gran calidad de imagen de la que siempre ha disfrutado la marca. Una proeza a nivel técnico si se tiene en cuenta que montará un sensor Full Frame en un cuerpo bastante compacto. Pero a pesar de que su lanzamiento está previsto para el próximo día 9 de julio, parece que no va a ser la única cámara de este tipo durante mucho tiempo.

Sharp también ha anunciado su cámara de objetivos intercambiables, reducido tamaño y capacidad de grabar vídeo 8K. Un modelo del que ya supimos algo hace algunos meses mediante una muestra de lo que era un primer prototipo. Ahora, a pesar de que no se conoce su nombre final, sí tenemos más datos de una cámara que saldrá esta segunda mitad del año.

Entre sus principales características, junto a un cuerpo muy compacto y una pantalla abatible de generosas 5,5 pulgadas, destaca su sensor micro cuatro tercios y sus capacidades para capturar vídeo 8K a 30p o bien 4k a 60p (con tasas de transferencias de 200Mbits/s y 10bit). Luego tras características que en cierto modo la asemejan mucho a las de Blackmagic, como la entrada Mini XLR. Eso sí, tampoco será una opción económica, pero parece que sí se situará por debajo de los 4.000 dólares.

Por tanto, aunque de primeras esta propuesta de Sharp sólo llegaría a Japón y Estados Unidos, debido a que en el resto de mercados no tiene apenas presencia lo cierto es que resultará interesante ver cómo anima al resto de marcas.

La era del 8K

El día 9 de julio Canon presentará la EOS R5, un evento vía streaming que puedes seguir a través de este enlace. Ese podríamos decir que será el pistolezado de salida para una carrera muy interesante, la del vídeo 8K.

Ya sabemos que otra de las propuestas que tendrán los usuarios interesados en grabar a dichas resoluciones será la de Sharp, pero llegarán muchas más dando inici a una nueva era. Esta no va a ser tan fácil de asimilar como lo fue el salto del 1080p al 4K. Es verdad que a día de hoy contamos con unidades de almacenamiento con mayor capacidad y más rápidas. Y del mismo modo procesadores más capaces con gráficas más potentes, pero trabajar con vídeo 8K requiere nuevas inversiones en cuanto a equipo de edición. Una que no todo el mundo estará dispuesto a hacer o podrá.

Por el momento, habrá que ver qué tal se comportan y no dejarse tampoco llevar por la euforia del número grande. Porque si la gestión y edición del material supone un reto, mucho más lo será el que la cámara no sufra limitaciones o problemas al grabar a una resolución que junto al resto de datos demandará mucha capacidad de proceso.