Sony A7 IV: ¿a la altura de lo esperado y sus rivales?

Sony presentó finalmente una de sus cámaras más esperadas, la Sony A7 IV. La sustituta de la popular y excelente Sony A7 III llega en un momento donde el resto de rivales se han puesto las pilas y lanzando propuestas más que interesantes por precio y prestaciones. Por eso, la pregunta no sólo es si está a la altura de las expectativas para usuarios de la marca y una A7 III, también si mejora lo que ofrecen sus rivales más directos.

Sony A7 IV, la renovación de una cámara estupenda

Para entender qué significa esta nueva Sony A7 IV es importante conocer qué ha sido la Sony A7 III. Porque si no es así, puede que no se pueda llegar a valorar de forma correcta la diferencia actual que existe en temas de precio entre ambos modelos. Porque de 1.800 euros a 2.800 euros hay una diferencia importante.

Así que, como sabemos que nadie quiere gastar 1.000 euros más por la cara, hablemos primero de qué ofrece nuevo esta Sony A7 IV:

  • El diseño de la cámara ha mejorado, ahora se parece mucho a la Sony A7S III y eso significa que tiene un mejor agarre y una botonera más cómoda para que el uso resulte más satisfactorio
  • Otra mejora importante es la pantalla abatible, algo que ya hemos visto en otras cámaras recientes como la Sony A7C o la también casi nueva Sony ZV-E1. Con ella es más fácil capturar imágenes desde distintos ángulos y autograbarse
  • El nuevo sensor ofrece una resolución de 33 megapíxeles y se acompaña del mismo procesador BIONZ XR que se puede encontrar en la todo poderosa Sony A7S III
  • El sistema de auntoenfoque marca de la casa mejora, y ahora es capaz también de hacer un seguimiento del enfoque al ojo de un pájaro. Es decir, puedes hacer AF al ojo a personas, animales como perros y otras mascotas similares, y ahora también a pájaros. Sin olvidar objetos.
  • Nuevo sistema de ayuda al enfoque más visual y compensación a los cambios de focal que se puedan producir por leves movimientos. Y como detalle curioso que ofrecen algunas otras marcas, posibilidad de programar transiciones de foco.
  • En vídeo es capaz de grabar contenido a resolución 4K All-Intra con un bitrate de hasta 600 Mbps a 30 fps. Si se quiere grabar video a resolución 4K y 60 fps en lugar de usarse el sensor Full Frame al completo se realiza un recorte APSC. Esto último choca debido a que la Sony A7S III cuenta con el mismo procesador y no recorta al grabar en hasta 120 fps, pero se entiende que pueda ser una decisión para no robarle protagonismo.
  • El espacio de color máximo que captura es de 10 bits y se incluyen mejoras en los perfiles planos a la hora de capturar tonos de piel, etc.

¿Merece la pena pagar 1.000 euros más por la Sony A7 IV?

Si tienes una Sony A7 III, dar el salto a la nueva Sony A7 IV puede que no te compense. Claro que todo dependerá de las necesidades de cada usuario. Si por algún motivo estabas esperando la opción de poder grabar vídeo 4K a 60 fps, adelante. Pero si eso no te llama mucho, es posible que el resto de prestaciones pueden esperar. Porque podrías no notar muchas diferencias en el día a día.

De modo que, sabiendo la gran cámara que es, si puedes seguir realizando tu trabajo con la Sony A7 III, merece la pena esperar. Ya no sólo de cara a otro futuro modelo, también un posible descuento que de aquí a final de año podría sufrir.

Sin embargo, si tienes que adquirir una nueva cámara, entonces sí te diríamos que plantearse apostar por la Sony A7 IV es una gran idea. Porque es cierto que cuesta 2.800 euros y ese es un importe considerable, pero mil euros más que la anterior generación por todo lo comentado (y hay muchas otras pequeñas novedades que también suman) hacen que sea una cámara estupenda.

La Sony A7 IV es prácticamente la mejor híbrida. Porque como cámara de fotos las mejoras en el disparo en ráfaga, enfoque, etc., dan ventaja. Y lo mismo ocurre con el vídeo, que también da otro paso más al frente. La unión de todas esas características harán posiblemente que se convierta en la cámara más popular de Sony y también entre muchos creadores de contenido.

Sony A7 IV y su competencia directa

Hasta aquí todo bien, respecto a la anterior generación queda claro que puestos a elegir, mejor el último modelo. Otra cosa es actualizar, ahí puede que haya más dudas. No obstante, Sony tiene una importante lista de competidores de otras marcas, pero en especial tres propuestas que no se lo van a poner nada fácil.

Las tres cámaras que más fácilmente pueden competir contra esta de Sony son: Panasonic Lumix S5, Canon EOS R6, BlackMagic Pocket Cinema Camera 6K Pro.

Panasonic Lumix S5

La Lumix S5 es una cámara que conocemos bien, porque la usamos para muchos de los vídeos que ves en nuestro canal de YouTube. Es una cámara con sensor Full Frame, capaz de grabar vídeo a resolución 4K a 30 fps y 60 fps (en APS-C), pero que con el uso de un grabador externo es capaz de sacar una imagen con resolución 5,9K.

Es cierto que el sistema de AF de Lumix es inferior al de Sony, por lo que no es una cámara tan idónea para autograbarse o para tomar cierta captura de material, y tampoco tiene el rendimiento en baja luz de Sony, pero ha mejorado tanto respecto a grandes cámaras como las Lumix GH5, que por los 2.000 euros que cuesta el cuerpo merece muchísimo la pena.

Canon EOS R6

Al igual que con la Lumix, la Canon EOS R6 es una cámara que hemos podido grabar y que ofrece una calidad de imagen estupenda, cuando graba a resolución 4K sólo llega a 30 fps, pero la ciencia de color y el sistema de autoenfoque rivalizan muy bien con la propuesta de Sony.

El gran problema de la EOS R6 es que si bien es una cámara de fotos estupenda y también en temas de vídeo, tiene cosas que si no eres fan de Canon hará que termines optando por otra propuesta.

Blackmagic Pocket Cinema Camera 6K Pro

Existen muchas cámaras en el mercado, pero la Blackmagic Pocket Cinema Camera 6K Pro es y seguirá siendo una de las mejores para quien quiere hacer cine. Bueno, cine o cualquier otro tipo de contenidos, aunque no es una cámara sencilla de manejar.

Esto no lo decimos por su sistema operativo, el cual es de lo mejor y más intuitivo que existe en el mercado, sino porque es una cámara que no tiene sistema de AF y eso implica tener que enfocar manualmente. La batería dura más que en el modelo 4K y 6K, pero tampoco es para tirar cohetes. Por lo demás, por el color, las opciones de configuración de vídeo, etc., es una brutalidad.

Como puedes ver, todas estas cámaras están muy parejas en cuestiones de características con la nueva propuesta de Sony. Aún así, contra todas ellas la Sony A7 IV acaba aportando alguna mejora que compensa sus posibles desventajas.

Frente a la cámara de Panasonic está el sistema de autoenfoque, motivo más que suficiente para muchos para apostar por Sony. Respecto a la de Canon, la Sony A7 IV funciona genial como cámara de foto en múltiples disciplinas y en especial en aquellas de acción que requieren ráfagas rápidas y un enfoque fiable.

Por último, la Pocket es una cámara brutal, pero es más una cámara para productoras que para usuarios que buscan una opción híbrida que sirva tanto para obtener la mejor calidad en vídeo como en foto. Así que, hay que reconocer que si bien un precio más bajo siempre hubiese mejor, la Sony A7 IV es una muy buena renovación de una cámara que ya triunfó cuando fue presentada.

1 Comentario