Los nuevos auriculares de Sony tienen un agujero para que escuches el exterior

En un mercado saturado por los miles y miles de modelos de auriculares que podemos encontrar hoy en día en las tiendas, parece que todavía había un margen de maniobra con el que sorprender. La idea llega de la mano de Sony, una marca que suele aventurarse en eso de los diseños conceptuales que llegan a producción y con el que hoy pretenden capturar nuestra atención. Y vaya si lo han hecho.

Sony LinkBuds WF-L900

Sony WF-L900

Sólo hay que echar un ligero vistazo a estos auriculares para comprobar que estamos ante algo completamente diferente a lo que estamos acostumbrados a ver. Para empezar, la idea de Sony es la de poder llevar unos auriculares siempre puestos y siempre encendidos. Esa premisa posiblemente resulte dañina para algunos usuarios, ya que llevar un auricular in-ear durante una jornada de trabajo completa no suele ser plato de buen gusto para muchos.

Y es que el problema de los auriculares in-ear es que producen bastante daño en la oreja después de llevarlos puestos durante mucho tiempo. Hay casos y casos, pero en líneas generales esa es la sensación. Para solucionarlo, Sony ha diseñado estos modelos que no necesitan ser introducidos en el oído, ya que simplemente descansan en el pabellón auditivo.

Como si no los llevaras puesto

Sony WF-L900

Pero, además, la novedad es que cuentan con un driver en formato anillo que permite hacer hueco para escuchar el exterior de manera natural y sin obstáculos, de forma que nuestra oreja no cuenta con ningún tipo de tapón que le impida escuchar lo que ocurre a nuestro alrededor.

Entonces, ¿cómo funciona? Según el fabricante, este altavoz en forma de anillo se encarga de reproducir el sonido de manera perfecta, con la salvedad de no realizar presión en el oído. Así que, técnicamente, no es un auricular intraauricular como los habituales del mercado.

Sony WF-L900

Su diminuto peso de 4 gramos por auricular y su diseño permitirá que prácticamente pensemos que no llevamos nada colocado en las orejas, algo que suena (nunca mejor dicho) bastante bien, pero que tendremos que valorar en nuestras pruebas cuando tengamos una unidad en nuestras manos.

El resultado son unos auriculares un 54% más pequeños que los increíbles WF-1000XM4, aunque su naturaleza le impide disfrutar de un sistema de cancelación de ruido por razones evidentes.

A nivel de especificaciones, cuenta con una batería que le permite alcanzar las 5,5 horas de reproducción (a las que hay que sumar otras 12 horas de carga que regala su estuche), y una certificación IPX4 que le salvará de salpicaduras y sudor. Cuenta con función Fast Piar y Switch Pair para conectar rápidamente con dispositivos Android, y es compatible con Google Assistant y Alexa.

No se tocan

Sony WF-L900

Como detalle más peculiar, su diminuto tamaño ha obligado a Sony a dar con una solución para poder ofrecer control de reproducción. En lugar de incluir pequeños botones que serían muy difíciles de pulsar, el fabricante ha ideado un sistema basado en el acelerómetro que detectará las pulsaciones y golpeos que hagamos sobre la mandíbula. De esta manera, sólo tendremos que tocarnos la cara para pasar de canción o pausar la reproducción. De nuevo, tendremos que probarlo.

¿Cuánto cuestan?

Estos peculiares auriculares se puedes comprar desde hoy mismo con un precio de 180 euros, una cantidad inferior al de los grandes modelos de la marca (caracterizados por incluir cancelación de ruido), pero que en líneas generales tienen un excelente precio teniendo en cuenta su originalidad y características técnicas.

Ya veremos si la idea cuaja entre los usuarios y, principalmente, si verdaderamente funciona y se sienten tan bien como el fabricante promete.

¡Sé el primero en comentar!