Sony está más cerca de crear un televisor holográfico (o casi)

Sony está más cerca de crear un televisor holográfico (o casi)

Pedro Santamaría

Spatial Reality Display es la nueva propuesta de Sony, una pantalla que te permitirá disfrutar de una experiencia completamente diferente a la hora de visualizar objetos en pantalla. Y es que la idea aquí es ofrecer esa «experiencia holográfica» que desde hace ya bastantes años la industria tecnológica está buscando. Eso sí, no será nada económica.

La pantalla «holográfica» de Sony

Películas como Star Wars o cualquier otra que tenga un corte futurista nos han mostrado en multitud de ocasiones lo genial que sería tener pantalla holográficas en el mundo real. Para poder ver a las personas y objetos como si realmente los tuviésemos delante.

Aún así, más allá de lo que estas películas ofrecen o lo que podemos conseguir con algún que otro pequeño truco, como el que permitía con el uso de varios cristales simular algo parecido usando la pantalla del móvil como sistema de proyección, lo cierto es que hay mucho trabajo por hacer para obtener algo similar.

O no, porque Sony ya tiene lista una nueva propuesta para llevar a casa de cualquier usuario una experiencia muy similar. Eso sí, siempre y cuando esté dispuesto a pagar los 5.000 dólares que costará su Spatial Reality Display. Pero, qué es exactamente esta pantalla. Si te parece, primero un vídeo y luego lo comentamos.

Como puedes ver en el vídeo, publicado por la propia compañía, estamos frente a una pantalla que ofrece una diagonal de 15,6 pulgadas y una resolución 4K (el resto de características las puedes consultar en la web de Sony). Esto a priori no sería nada llamativo si no fuese porque puede aprovechar el uso de las imágenes estereoscópicas en 3D para ofrecer o simular una experiencia de visualización holográfica. Algo que a su vez logra mediante el uso de unas micro lentes que recubren la pantalla para lograr dicho efecto.

Claro que la pantalla no es lo único importante aquí. Para lograr esta experiencia la pantalla también hace uso de una cámara colocada en la parte superior (como si fuese una webcam) que ayuda mediante una serie de algoritmos y sistema de seguimiento de nuestros ojos para hacer girar el objeto en pantalla y tener esa experiencia 3D tan particular y llamativa como la que se puede ver en las imágenes del vídeo, aunque estamos seguro que éste no hace justicia a la experiencia real.

Eso sí, la cámara está limitada y sólo puede cubrir ángulos de 20 grados hacia arriba, 40 grados hacia abajo y 25 grados a izquierda y derecha. Por eso y por la propia pantalla, una de las grandes limitaciones actuales es que por ahora sólo es un producto que realmente disfruta una única persona. Y eso nos lleva a un segunda limitación o handicap frente a otro tipo de soluciones similares como las gafas de realidad virtual o las Hololens de Microsoft que ofrecerían una experiencia similar a menor precio.

No obstante, quien quiera vivir un poco más cerca del futuro y tenga los 5.000 dólares que costará esta pantalla podrá hacerlo. Si encima se dedica al diseño 3D es probable que le encuentre mucho más sentido en su uso diario. Y quien sabe si estos avances que ahora está logrando Sony acercan a la compañía a ese sueño de muchos de fabricar el primero televisor holográfico.