The Fragment 8, una cámara Super 8 o cómo pasarse de nostálgico

The Fragment 8, una cámara Super 8 o cómo pasarse de nostálgico

Pedro Santamaría

Que lo retro y la nostalgia vende es algo que no dudamos, lo hemos visto con numeroso productos ya. Pero lo de The Fragment 8 igual es ya pasarse. Esta cámara busca emular tanto la experiencia de una cámara Super 8 que igual se han pasado. Sigue leyendo y luego dinos qué piensas.

The Fragment 8, una cámara Super 8

Si tienes cierta edad o te interesa el tema de cámaras de foto y vídeo es muy probable que hayas conocido o sepas qué tipo de cámaras son las Super 8. Pues bien, The Fragment 8 es una propuesta diseñada por un director de cine y diseñador industrial que busca exactamente eso: hacer una réplica exacta de aquellas viejas cámaras. Y cuando decimos réplica exacta no sólo lo hacemos por el diseño, también por sus capacidades técnicas.

 

Con un diseño similar al de aquellas cámaras Super 8, The Fragment 8 está fabricada en plástico y metal. Pero lo llamativo es su interior, es una cámara digital pero demasiado limitada. Todo por ese argumento de querer emular la experiencia original.

Esta cámara cuenta con un sensor cuya resolución máxima es de 720p. Así que tanto las fotos en formato JPEG como los vídeos en MP4 van a estar muy juntitos en temas de nitidez. Y claro, teniendo en cuenta las resoluciones de pantallas que ya se manejan de forma habitual, queda todo muy pobre.

Pero como decíamos, eso se debe a que busca el mismo look de las Super 8. Para ello también limita la cadencia de fotogramas por segundos a 9 y 24. Y para aportar un poco de valor o funciones extras, da opción de crear GIFs automáticamente. Aunque el punto más llamativo es que la mayor de sus limitaciones está en el tiempo de grabación: sólo 120 segundos.

Es decir, con esta cámara no vas a poder grabar más allá de dos minutos de vídeo. ¿Realmente tiene sentido? Porque, emular la estética y ofrecer poca resolución tienen un pase, pero lo otro. Al final si lo que quieres es tener ese look de super 8 es tan fácil como instalar una app en cualquier smartphone y listo.

Nos pasamos de nostálgicos

The Fragment 8 admito que tiene su punto atractivo por temas de diseño. Es o puede ser un buen regalo para aquellos aficionados al vídeo, un adorno más para su estantería de cámaras y objetivos vintage, pero poco más.

Lo bueno es que, aún siendo un proyecto de Kickstarter,  si decides apoyarlo la cámara sólo te costaría unos 82 euros, que no es mal precio. Pero a ver si llega a lograrse el objetivo, aunque también es cierto que todo apunta a que sí será factible.

No obstante, creo que nos estamos pasando de nostálgicos. Lógicamente cada uno puede hacer lo que considere oportuno, pero es complicado este tipo de propuestas. Si otras empresas más grandes no pudieron lanzar nada realmente viable, como Kodak o Yashica, igual todo queda en algo bonito pero fugaz. Y si llega a materializarse, no creo que tengan más suerte que mas miles de versiones minis de las consolas clásicas que están en un cajón una estantería.