El Galaxy Note 10 cambiará la colocación de sus cámaras según los últimos rumores

Tras el traspiés con el lanzamiento del Galaxy Fold y un recibimiento algo más templado de lo normal con el Galaxy S10, Samsung está centrando todo su interés en el próximo Galaxy Note 10, y parece que el lanzamiento del terminal del stylus podría estar marcado por un diseño completamente novedoso para la marca.

Un Galaxy Note 10 muy diferente

Galaxy S10 y S10 Plus filtración

Según ha publicado el famoso filtrador Ice Universe a través de su cuenta de Twitter, el Galaxy Note 10 (con nombre en clave Da Vinci) incluirá cambios importantes relacionados con la colocación de sus cámaras, ya que asegura que tanto la cámara frontal como la cámara trasera cambiarán de posición para colocarse en una nueva ubicación hasta ahora desconocida.

Según estos datos, lo primero que imaginamos es que el terminal podría incluir una cámara escamoteable similar a la del OnePlus 7 Pro, aunque con esta solución se nos plantean varias dudas al respecto. Teniendo en cuenta el historial del Galaxy Note, ¿tendrán hueco suficiente para esconder la pareja de cámaras traseras y la frontal? ¿Y si deciden incluir una tercera cámara como en el Galaxy S10?

Otro aspecto será la apuesta por el nuevo componente mecánico para motorizar la cámara. La tendencia actual que existe entre los fabricantes es la de esconder las cámaras con esta solución para conseguir la máxima superficie de pantalla posible, algo que Samsung ya solucionó con el recorte de la pantalla en el S10.

Un Note muy maduro

Algo que sí podría funcionar es mezclar ambas soluciones, dejando el recorte de la pantalla para la cámara frontal y el sistema pop-up para las cámaras traseras. Según declara el propio Ice Universe, el Galaxy Note 10 será la mezcla de optimización y perfección resultante entre el Galaxy S10 y el Galaxy Note 9, algo que deja a la familia Note como la más “estable y madura”, y colocando a los Galaxy A como los más rebeldes con su “innovación radical”.

Dicho esto, parece que aquellos que busquen cambios arriesgados tendrán que mirar a los Galaxy A, mientras que los que estén interesados en la estabilidad deberán mirar al Note.