He pasado un buen rato con los iPhone 11, 11 Pro y 11 Pro Max y estas son mis primeras impresiones

Los nuevos iPhones ya están en circulación y es probable que te estés preguntando qué tal se sienten en la mano, cómo se manejan y si de verdad deberías considerar o no tan siquiera su compra. Bien, posiblemente te daré una respuesta más elaborada en el análisis que haga de los terminales, pero al menos puedo ir dándote una primera idea que seguro que te ayuda a orientarte. Esto es lo que debes tener claro.

iPhone 11, 11 Pro y 11 Pro Max: toma de contacto en vídeo

Un dejá-vù con obsesión por la fotografía

Que te quede muy claro: si estás esperando algo super revolucionario o un cambio radical, esta generación no es (tampoco) la tuya. Apple lleva mucho tiempo con una filosofía muy continuista en términos de diseño y los iPhone 11 son una nueva prueba de ello: mismos marcos, dibujo, notch y casi la misma espalda. Hasta la sensación en la mano se repite.

Sin embargo, la espalda sí que tiene un cambio notable: ahora la palabra iPhone desaparece y la manzana está perfectamente centrada, aunque indudablemente las más que obvias lentes de las cámaras, muy destacadas (a propósito) por la casa, son el elemento que más llama la atención.

iPhone 11 y iPhone XR

En el caso del iPhone 11 (que parece un calco absoluto del iPhone XR -de hecho de frente serías incapaz de diferenciarlos- tenemos dos sensores, ambos de 12 MP: uno gran angular y otro ultra gran angular. Con ellos vas a poder tener cubiertas muchas de tus necesidades a nivel fotográfico, pudiendo además pasar de una lente a otra tanto de manera directa como a través de un nuevo dial de control que incorpora la interfaz de la cámara que es una gozada manipular.

iPhone 11

Con sus cámaras podrás grabar incluso en 4K a 60 fotogramas por segundo (lo que garantiza imágenes más suaves), disfrutar de una mejora a importante a nivel de HDR o de un modo Noche, que promete bastante, o gozar de una estabilización que es una auténtica maravilla, encargándose de nivelar y equilibrar pequeñas vibraciones o temblores típicos de cuando estamos grabando con nuestro teléfono.

También hay un cambio importante aunque esta vez no es apreciable a la vista en la cámara frontal (característica compartida con sus hermanos Pro), también con sensor de 12 MP, grabación en 4K a 60 fps y la incorporación de los Slofie, que vienen a ser vídeos selfies a cámara lenta a los que no les auguro mucho éxito ni utilidad -pero, oye, ahí están.

iPhone 11

La batería del iPhone XR ya era bastante buena (es de hecho una de las cualidades que más aprecian los usuarios de ese modelo) y con el iPhone 11, Apple asegura haberla mejorado, exprimiéndola una hora más. Evidentemente en esta primera toma de contacto es imposible poder decirte qué tal es la autonomía de este teléfono, pero espero poder contarte más en su futuro análisis.

Parte del mérito de este aumento está en el nuevo procesador de la compañía, el chip A13 Bionic, que es más rápido, poderoso y eficiente (en diferentes porcentajes que te van a sonar a eso, porcentajes, así que quédate en que es mejor que su generación anterior, que es lo importante). Apple necesitaba que fuera así: no sólo para mejorar la autonomía sino también para todo el manejo de contenidos que el teléfono hace ahora, especialmente a nivel de cámara (ten en cuenta que no solo necesitas empuje para grabar en 4K; también para después editar este vídeo a semejante resolución con soltura y comodidad).

iPhone 11 Pro y Pro Max

Este corazón es el mismo que late bajo el chasis del iPhone 11 Pro y el iPhone 11 Pro Max. El cuerpo sin embargo es algo distinto: también hay cristal, pero de tipo mate, que es muy elegante, y los bordes con de acero inoxidable. La sensación en la mano es como más premium que en el iPhone 11 y eso que en el caso del iPhone 11 Pro su tamaño es más pequeño (la pantalla se queda en 5,8″ mientras que la del iPhone 11 es de 6,1″).

Por cierto, estaba convencida que el modelo Max sería demasiado grande para mí, sin embargo, es el tamaño (6,5″) que de primeras más me atrae, posiblemente por mi pasado como usuaria siempre de las versiones Plus de iPhone.

De nuevo las cámaras quedan especialmente destacadas (Apple se ha propuesto no solo no esconderlas, sino convertirlas casi en estandarte de esta edición), con la incorporación en los Pro de un sensor más, un tercero, teleobjetivo, con 2 aumentos, que dará más juego aún a la fotografía y vídeo capturados con estas versiones.

iPhone 11 Pro

Las mejoras vistas en el iPhone 11 se repiten aquí (tanto en estas cámaras de la espalda como en la frontal) y cómo no, también tenemos un aumento de batería importante: igual que te decía que el iPhone XR tenía una autonomía fantástica, los usuarios de los iPhone XS se quejaban de que esta era algo corta, algo que posiblemente cambie ahora que tenemos la promesa de 4 horas más de batería en el iPhone 11 Pro y 5 horas más en el iPhone 11 Pro Max – estoy deseando comprobar si efectivamente la diferencia es tan grande.

Lo que por suerte no se mantiene del iPhone 11 es la pantalla. Y es que a diferencia de este, que viene con un LCD Liquid Retina que no llega a 1080p (¿de verdad, Apple, a estas alturas?), los nuevos Pro apuestan por un panel OLED Super Retina XDR que promete hacer honor al nombre de los teléfonos. Su brillo es capaz de alcanzar los 1.200 nits y el contraste de de 2.000.000:1 (para que tengas algo de perspectiva, el iPhone 11 tiene 1.400:1).

iPhone 11

Es una gozada ver vídeos en su pantalla, aunque me parece que sus cámaras sí que son una cuestión de peso para pensarse la compra de estas versiones Pro (unido a la batería), siempre y cuando, claro, sea algo de vital importancia para ti. De todas formas es pronto, muy pronto, para hacer una valoración así: habrá que analizarlos a fondo para valorar si merece a pena gastarse el dinero que valen. De momento, eso sí, te dejamos con algunos primeros ejemplos comparativos a nivel fotográfico en nuestro vídeo (iPhone 11 Pro vs Samsung Note 10 y Google Pixel 3) para que vayas abriendo boca.

De primeras me atrevería a decir que el iPhone 11 volverá a ser el iPhone de las masas, ese digno sucesor del modelo XR con el que la gente se contentará para poder decir y sentir que tiene «lo último de Apple», mientras que el Pro se destinará a un público más selecto.

De todas formas, lo dicho: en los respectivos análisis del iPhone 11 y los iPhone 11 Pro discutiremos más sobre ello. Permanece atento.

 

Gracias a GoldenMac por la cesión de los nuevos iPhone 11 para la realización de estas primeras impresiones