Confirman que el Magsafe del iPhone 12 puede afectar a desfibriladores y marcapasos

El magnetismo de los imanes es uno de los peores enemigos de la tecnología moderna. Si uno de estos elementos cuenta con una carga magnética suficiente, son capaces de fastidiar memorias, componentes eléctricos y básicamente la vida de muchos dispositivos, así que se recomienda tenerlos suficientemente lejos para evitar problemas. Por no hablar de acercarlos a dispositivos tremendamente delicados, como los marcapasos o desfibriladores implantados que llevan algunas personas en su cuerpo.

El iPhone y los imanes

iPhone 12 mini

¿Y qué dispositivo cuenta con un imán integrado en su cuerpo? Exacto, los nuevos iPhone 12 incluyeron la llamada tecnología Magsafe, un sistema de carga inductiva que con la ayuda de un imán permite acoplar siempre la base de carga en perfecta posición. Gracias a este imán, los usuarios pueden conectar el terminal inmediatamente en la base de carga casi sin prestar atención, lo que facilita y garantiza la perfecta carga del dispositivo.

Pero claro, llevar un imán en su interior requiere una serie de certificaciones y advertencias, y eso es justo lo que hace Apple en su web oficial, ya que en la página de soporte tienen publicado un texto en el que cuentan los posibles riesgos de acercar uno de los nuevos iPhone 12 a dispositivos médicos como marcapasos o desfibriladores.

El iPhone que te para el corazón

Aún así, Apple asegura que, aunque los nuevos iPhone 12 cuentan con más imanes que los modelos anteriores, no deberían de suponer un mayor riesgo de interferencia magnética en dispositivos médicos que los modelos de iPhone anteriores. Sin embargo, parece que hay un médico que no está del todo de acuerdo con esta afirmación.

iPhone 12 Desfibrilador

Y es que el cardiólogo del Henry Ford Heart and Vascular Institute, Gurjit Singh, ha podido comprobar que efectivamente el iPhone 12 y su magsafe afectó a un desfibrilador implantado en un paciente. Según las pruebas, tras acercar el teléfono al pecho del paciente, pudieron comprobar que las funciones del dispositivo estaban completamente suspendidas (el sistema detectaba la presencia de un imán), y sólo cuando retiraron el teléfono del pecho del paciente el desfibrilador volvió a funcionar de manera correcta.

El doctor asegura estar atónito ante lo ocurrido, básicamente porque no esperaba que el imán del teléfono fuera lo suficientemente potente para desactivar el implante, cosa que finalmente ocurrió.

¿Es peligroso llevar un iPhone?

Es importante recalcar que aunque el caso que nos encontramos hoy está relacionado con un iPhone, este sucedo podría ocurrir perfectamente con cualquier otro dispositivo que lleve implementado un imán. Sin embargo, dada la popularidad del iPhone y que puede que muchos usuarios no sepan a ciencia cierta que su teléfono cuenta con un imán escondido en su espalda, no está demás conocer este tipo de información de antemano.

Llevar el teléfono en el bolsillo frontal de la camisa podría ser un acto reflejo bastante común para muchas personas, pero no dudamos de que personas con este tipo de implantes aprenden a eliminar ese tipo de hábitos rápidamente. También hay que aclarar que para que el iPhone interrumpa la función del desfibrilador, se tiene que dar el caso de que la persona con el implante tenga algún tipo de problema cardíaco en ese momento y el dispositivo necesite activarse en ese preciso instante, así que las posibilidades son bastante remotas, pero factibles si se lleva un iPhone en el bolsillo delantero.