Tras rumores y fracasos, parece que LG se plantea dejar de fabricar teléfonos

Era una muerte anunciada, aunque bueno, no enterremos a nadie todavía, porque de momento no hay cadáver. LG ha admitido en su última reunión interna que la compañía hará balance y decidirá sopesar todas las medidas posibles relacionadas con su negocio de smartphones. ¿Es este el fin de los teléfonos de LG?

Un negocio que cayó en picado

LG Wing

Atrás quedó el maravilloso LG G2 que a tantos usuarios enamoró allá por el 2013. Después de este magnífico terminal, pasaron los G3 y G4, y la repercusión de la marca comenzó a caer poco a poco con modelos que no llegaban a alcanzar las exigencias de los usuarios, encandilados por otras marcas como Samsung o Apple, que lograban acaparar el interés con dispositivos muy completos y estéticamente atractivos.

A partir de entonces, LG comenzó a lanzar dispositivos casi a modo de prueba y error, ya que con especificaciones que en la mayoría de ocasiones cojeaban en muchos aspectos, la marca intentaba asomarse entre tanta competencia con una función especial que raramente era comprendida por el público. Hemos visto pantallas dobles que imitaban a los plegables, modelos modulares, pantallas que rotan y hasta teléfonos con forma de plátano. Pero ninguno de ellos consiguió su propósito.

Un anuncio rumoreado

LG G8x ThinQ

Hace algo más de una semana, comenzó a circular por las redes un supuesto comunicado interno que la marca había enviado a muchos de sus trabajadores, en el cual se indicaba que la compañía cesaría sus operaciones en torno al mercado de telefonía móvil a finales del mes de enero, apuntando a un posible anuncio oficial para el día 26.

Además, se decía que la compañía había puesto fin a los proyectos del teléfono enrollable y otros muchos trabajos pendientes, por lo que la marcha atrás era irreversible. Sin embargo, Android Police pudo contactar con el responsable de comunicación global para consumo electrónico de LG, Ken Hong, quien categorizó los rumores de completamente falsos y sin mérito, asegurando que no se iba a molestar a lanzar una declaración por un rumor de ese nivel.

Las declaraciones parecían bastante convincentes, sin embargo, parece que todo iba a cambiar días más tarde.

Aceptando la situación

LG G8x ThinQ

El directo ejecutivo de LG, Kwon Bong-Seok, ha sido bastante claro al respecto con su personal:

Dado que la competencia en el mercado global de dispositivol móviles es tan feros, es hora de que LG haga un juicio frío y toma la mejor decisión. La compañía está considerando todas las medidas posibles, incluida la venta, el retiro y la reducción del negocio de teléfonos inteligentes.

Dicho esto, está claro que el apagón general está a punto de suceder, por lo que no nos extrañaría que la fecha que sonó en un principio sea efectivamente el momento exacto en el que marca el ocaso de la marca en lo que a teléfonos se refiere.

El golpe definitivo

Por si no fuera suficiente, parece que la situación crítica de LG ha alcanzado su peor nivel, y es que la marca ha confirmado también que dejará de fabricar pantallas LCD para Apple debido a que no han conseguido alcanzar las exigencias y los requisitos de Cupertino, por lo que los pedidos recaerán sobre otros fabricantes como Japan Display y Sharp.

Esta pérdida del contrato de suministro supone también un duro palo económico para la compañía, por lo que puede que esto también hay afectado a la dura decisión de abandonar los teléfonos. Ya veremos si en los próximos días la marca encuentra algún tipo de fórmula mágica para cambiar de dirección o si finalmente acaba por anunciar lo que muchos ya esperaban desde hace tiempo.