El Pixel barato es prácticamente una realidad gracias a un descuido de la propia Google

Y cuando algunos incluso empezaban a dudar sobre si el Pixel 3 barato quedaría finalmente en nada, va Google y la lía parda. Lo que estás leyendo. La propia compañía ha confirmado la existencia del teléfono, de la manera más absurda posible. Te contamos todo los detalles de este desliz.

Pixel 3a en la web oficial de Google

Llevamos muchos meses escuchando rumores sobre la existencia de un Pixel 3 más barato, sin embargo, por más que pasan las semanas, el teléfono nunca llega. Tal es así que muchos han llegado a pensar que no era más que una filtración fallida y que Google realmente nunca iba a sacar un teléfono más allá de los dos que actualmente protagonizan su catálogo: el Pixel 3 y el Pixel 3 XL.

Todas las dudas sin embargo acaban de despejarse tras el desliz que la propia compañía de Mountain View ha tenido en su web. Así lo avisa la gente de 9to5google, donde se asegura que el smartphone está cerca de ser anunciado después del descuido que Google ha tenido. Y es que la firma ha colado un teléfono bautizado como Pixel 3a en su propia tienda oficial, de manera que con solo escribir «phone» (teléfono») en su buscador, se puede ver que los resultados arroja dos categorías de teléfonos: el Pixel 3 y el Pixel 3a, junto a un pequeño indicativo azul de «new» («nuevo»). Blanco y en botella, vaya. Tienes la captura justo bajo estas líneas.

Pixel 3a

Lo mejor de todo es que no ha sido el único descuido de la compañía de Sundar Pichai. Igualmente en la sección de accesorios se puede leer «Google Pixel 3a case» junto al indicativo otra vez de «nuevo», por no hablar de que el nombre del teléfono (y una versión llamada Pixel 3s XL) también han aparecido en la app para desarralladores Google Play Developer Console.

Está claro por tanto que Google anda preparando todo a nivel «administrativo» para el lanzamiento del nuevo teléfono -que hasta ahora se ha conocido con el apodo de «Lite»- y que este podría ocurrir pronto. El próximo gran evento de Google no tendrá lugar hasta el 7 de mayo (nos referimos a la Google I/O 2019), pero esperar tanto para desvelar un equipo que está prácticamente destapado sería absurdo. Y es que no solo sabemos de su existencia: también hay ya una buena cantidad de especificaciones filtradas.

Pixel 3a y Pixel 3a XL: características filtradas

Ya sabes lo que solemos decir en estos casos: hasta que la firma de turno no lo confirme, tenemos que coger todas las filtraciones con pinzas. Aún así existen ya muchos datos coincidentes acerca de estos dos teléfonos que nos hacen pensar que las especificaciones que se comentan serán las que veamos finalmente en sus fichas oficiales.

En cuanto al Pixel 3a, se espera así que el teléfono luzca pantalla OLED de 5,6 pulgadas con una resolución de 2.220 x 1080 píxeles. Disfrutará, claro, de Android 9 Pie que correrá gracias a un procesador Snapdragon 670 junto a 4 GB de RAM y una batería de 3.000 mAh. Contará con una cámara trasera (de nuevo solo una) de 12 megapíxeles.

El Pixel 3a XL, por su parte, debería lucir una pantalla de 6 pulgadas con resolución de 2.160 x 1.080 píxeles. Los dos teléfonos disfrutarán de Active Edge (bordes con funciones activas por gestos) y 64 GB de almacenamiento interno de partida.

¿Y qué hay de su precio? Esta sigue siendo sin duda la gran duda. Los principales rumores hablan de un coste que sería la mitad de la etiqueta de los actuales Pixel 3. Justo esta misma información fue la que filtró hace poco la web alemana Windfure, que apuntaba que el Pixel 3a costará en torno a los 450 euros en Europa -el precio oficial del Pixel 3 es de 849 euros.

Además de este descuido, a Google también se le ha escapado un cambio de nombre. Parece que su Google Home Hub (uno de sus equipos con asistente personal), pasará a llamarse «Google Nest Hub«. Se espera además que esta rebautizada categoría incluya un nuevo modelo, el Nest Hub Max, con pantalla de 10 pulgadas HD, altavoces estéreo, cámara Nest integrada -recuerda que Google es dueña de Nes- y alertas de sonido y movimiento.

Lo dicho, parece que Google tiene varias cosas que contarnos. Esperemos que no se haga de rogar demasiado.