El smartphone de Qualcomm para Snapdragon Insiders, ¿tiene sentido?

Qualcomm lanzó su propio teléfono móvil y lo hizo con la ayuda de Asus. Algo interesante, pero deja la duda de para quién es realmente este teléfono que de partida está enfocado como un smartphone para Snapdragon Insiders.

El smartphone para Snapdragon Insiders

Cuando Google lanzó su primer teléfono móvil en colaboración con HTC, el Nexus One, la idea estaba muy clara: querían mostrarle al resto de fabricantes cómo debería ser la experiencia Android. Y de paso ofrecían a desarrolladores una herramienta sobre la cual podrían construir sus aplicaciones y experiencias.

Pues bien, lo que hace Qualcomm en esta ocasión es algo similar, pero más bien a nivel de hardware. La compañía que fabrican los procesadores que usan la mayoría de los teléfonos móviles hoy en día a excepción de los que apuestan por Mediatek o son capaces de lanzar sus propios chips como Samsung y sus Exynos o Huawei y sus Kirin. Sin olvidar, por supuesto, a Apple y su AX.

El nuevo teléfono de la marca es una demostración de su capacidad tecnológica a la hora de crear procesadores que dan vida a todas las capacidades que ofrecen hoy día los smartphones, incluso la conectividad 5G. Aunque es un tanto curioso que no hayan optado por el último chip disponible, el Snapdragon 888x, y eligiesen el Snapdragon 888 5G.

Sin embargo, en resto de características sí que están a la altura de un terminal de gama alta e incluye lo siguiente:

  • Procesador Snapdragon 888 5G
  • GPU Ádrenos 660
  • 16 GB de memoria RAM LPDDR5
  • 512 GB de almacenamiento
  • WiFi 6 y WiFi 6E
  • Pantalla AMOLED de 6,78 pulgadas y refresco de 144 Hz
  • Tres cámaras traseras de 64 MP (angular), 12 MP (ultra gran angular) y 8 MP (zoom)
  • Cámara forntal de 24 MP con zoom automático por IA
  • Carga rápida QuickCharge 5
  • Batería de 4.000 mAh

Con todo esto, como podrás imaginar, lo que buscan es ofrecer la que, según ellos, sería la experiencia más completa en temas de hardware y tecnologías asociadas. Además, se vería vitamina por una versión de Android 11 sin aditivos.

Si todo esto fuese poco, el teléfono llegaría junto a unos auriculares True Wireless firmados por Master & Dynamic que junto a la tecnología Snapdragon Sound podría ser lo más interesante. El problema es o sería el precio.

Mientras Google apostó por ofrecer aquellos primeros teléfonos a un precio escandalosamente bajo, aquí ocurre lo contrario y el coste del dispositivo sería de 1.299 euros y se podrá conseguir sólo en algunos paises.

¿Tiene sentido un teléfono así?

Esa es la pregunta que uno se hace sí o sí nada más ver la propuesta y sus características. ¿La respuesta? Posiblemente no, ni si quiera siendo un gran fan de Qualcomm y sus Snapdragon. Y puede que incluso el alto precio no sea el mayor problema.

Comparado con el Asus Rog Phone 5 Ultimate es básicamente el mismo teléfono, sólo que por algunos extras como esa tecnología de sonido Snapdragon Sound su precio sube unos 300 dólares. Pero también pierde en apartados como la batería, que es menor; el lector de huellas bajo la pantalla o el conector Jack de 3,5mm para audio. Aunque para algunos el tener un teleobjetivo en lugar de macro puede ser más interesante.

Lógicamente aquí Qualcomm no quiere lograr beneficios con la venta de dicho hardware, pero si querían demostrar de lo que son capaces sus procesadores y tecnologías, entonces igual hubiese estado mejor limitar más aún el número de usuarios que podrían adquirirlo y venderlos a menor precio. Para que estos puedan luego contar las bondades de unos chips que pelean por seguir siendo relevantes frente al resto de propuestas que están apareciendo.