El Galaxy Z Fold2 lleva el plegable a una nueva dimensión

El Galaxy Z Fold2 lleva el plegable a una nueva dimensión

Carlos Martínez

El Galaxy Fold no tuvo muy buena entrada a causa de sus problemas y complicaciones, pero si había alguien que tenía que marcar el inicio de la nueva era plegable, era él. Por todo eso hoy podemos conocer a este nuevo Galaxy Z Fold2, un terminal mejor acabado, mejor diseñado y… más Samsung.

¿El mejor plegable del momento?

Samsung Galaxy Z Fold2

Lo primero que notaremos es que estamos ante una pantalla de mayores pulgadas, ya que pasamos de las 7,3 pulgadas a unas más generosas 7,6 pulgadas gracias a la reducción de biseles (un 27% más delgados) y a la desaparición del molesto notch, que ahora deja paso a un agujero en pantalla para la cámara frontal.

Este fantástico panel AMOLED tiene más trucos, y es que estamos ante una pantalla Dynamic AMOLED 2x Infinity Display o, en otras palabras, una pantalla AMOLED plegable con refresco dinámico, que permitirá ajustar la velocidad de refresco en función de las necesidades. Si estás viendo una película podría trabajar a 24 Hz, y si juegas, correrá al máximo a 120 HZ. Este valor oscilará siempre entre 11 Hz y 120 Hz como máximo.

Pero además de la pantalla plegable, otra gran sorpresa llega con la pantalla frontal, y es que Samsung ha escuchado las necesidades de los usuarios aumentando el tamaño de la pantalla frontal hasta las 6,2 pulgadas, un gran salto que permite ahora disfrutar del terminal plegado con la misma comodidad de un dispositivo de formato tradicional.

Mejor acabado que nunca

Samsung Galaxy Z Fold2

A nivel de diseño, el Galaxy Z Fold2 ha recibido un montón de mejoras técnicas y estéticas, ya que el sistema de bisagras ha mejorado heredando el mecanismo de escobilla que estrenó el Z Flip. Disfrutaremos así de un plegado limpio, con bordes redondeados en su exterior y con una bisagra que quedará completamente oculta en todo momento. Este refinamiento también afecta a las dimensiones del producto, bajando en dos milímetros el grosor de la zona más delgada.

Software para aprovechar la pantalla

Samsung Galaxy Z Fold2

Todas estas mejoras afectan en el plano estético y ergonómico del dispositivo pero, ¿qué pasa con el software? Aquí Samsung también ha querido incluir cambios, especialmente en el lado de aprovechar al máximo la pantalla plegable. Con el panel extendido en su máxima expresión, podremos tener abiertas hasta tres aplicaciones el mismo tiempo, y a la hora de hacer capturas de pantalla, el sistema dividirá las capturas en función del número de aplicaciones en ejecución.

También podremos arrastrar información de una aplicación a otra para compartir contenido de manera extremadamente sencilla, y con el nuevo ajuste de pantalla, podremos definir la manera en la que se muestran los menús e iconos en función si queremos una vista más parecida a la de un móvil, un tablet o una mezcla de ambos con la opción de vista óptima.

En resumen, el software del Galaxy Z Fold2 nos permitirá usar mejor la pantalla plegable, pudiendo tomar fotos y vídeos de mil maneras, aprovechar los menús de aplicaciones optimizadas como las de Google Maps, YouTube o la Suite Office de Microsoft.

Disponible en los colores Bronce y Negro, las reservas que se realicen desde la web oficial permitirán elegir acabados de la bisagra en los colores plata, rojo, azul, oro y bronce, todos con acabado metalizado.

Un plegable para soñar

Samsung Galaxy Z Fold2

¿Qué cómo pinta este Z Fold2? Tras esta primera toma de contacto con las características oficiales, podemos ver que el teléfono ofrece una mejor ejecución de la idea del teléfono plegable, pero que seguirá teniendo las limitaciones del formato, ya que tal y como podemos ver en las imágenes oficiales compartidas por el fabricante, la pantalla sigue dejando ver la zona del pliegue y produce reflejos de color en fondos en los que predomine el blanco.

Además, seguirá siendo un teléfono que requerirá mimo, cuidados intensivos y una delicadeza constante con la que velar por su integridad. Ese seguirá siendo el precio de tener un teléfono plegable. Bueno, ese, y sus más de 2.000 euros de precio, claro.