¿Imposibles de comprar? Ahora podrás alquilar los nuevos plegables de Samsung

Los nuevos plegables de Samsung están a punto de llegar a las tiendas, pero si sus elevados precios siguen sin compatibles con tus gastos mensuales, puede la última propuesta del fabricante encaje en tus planes. Porque, ¿y si pudieras tener el teléfono sólo durante unos meses para vivir la experiencia plegable? ¿Y si pudieras probarlo durante 60 días?

Alquilando un Samsung Z Flip3

La tecnología punta se paga, y si estamos hablando de unas pantallas AMOLED flexibles que permiten plegar un dispositivo móvil por la mitad, el precio se dispara comprensiblemente. Es lo que ocurre con los nuevos Galaxy Z Fold3 y Galaxy Z Flip3 de Samsung, cuyos precios vuelven a superar las tres cifras, y aunque en esta ocasión bajan bastante respecto al precio de generaciones anteriores, siguen siendo inalcanzables para muchos.

Pero en Samsung están convencidos de que, pueden ofrecer soluciones para aquellos que quieras probar una innovación tan grande como la de las pantallas plegables, y por eso, ha presentado su servicio de alquiler por renting.

¿Cómo funciona?

El servicio te permite alquilar uno de los nuevos dispositivos durante 12 meses incluyendo seguro antirrobo y seguro contra daños y oxidación, y en el momento se se cumplan los 12 meses, podrás cambiarlo por otro nuevo terminal recién presentado y seguir renovando por otros 12 meses. Se trata de una manera con la que poder pagar cómodamente un dispositivo de alta gama sin obligarte a quedarte con él, pudiendo optar a una nueva generación en el momento que se presente.

Es la filosofía del renting, que digamos que se trata de un servicio en el que el usuario se acostumbra a pagar una cuota mensual con la que se beneficia de algunos servicios del fabricante y que año tras año le permite cambiar de teléfono por la nueva versión.

¿Cuánto cuesta?

Alquiler Samsung plegable

Los dos modelos requieren un pago inicial de 99 euros para dar de alta el contrato de 12 meses, y las cuotas mensuales serán de 70,82 euros y de 43,83 euros para los Galaxy Z Fold3 (256 GB) y Galaxy Z Flip3 (128GB) respectivamente. El precio total del servicio por los 12 meses siempre queda por debajo del precio oficial del dispositivo, aunque recordemos que el dispositivo hay que devolverlo pasado ese plazo, a menos que renovemos el contrato por el mismo terminal.

Teniendo en cuenta que la modalidad de pago por plazos sin intereses en la web oficial deja al Galaxy Z Flip3 por 44,13 euros al mes, puede que la opción del renting no convenza a muchos usuarios, ya que por un euro más estarían adquiriendo completamente un dispositivo. Eso sí, los plazos no serían los mismos, ya que tras 12 meses de pagos, en el renting podríamos cambiar al nuevo modelo (Galaxy Z Flip4, por ejemplo), mientras que en la financiación nos quedarían otros 12 meses de pago obligatorio hasta abonar el terminal al completo.

Pruébalo, y si no te gusta, lo devuelves

La otra solución que propone Samsung es que los usuarios adquieran el dispositivo por la vía tradicional, pagando al contado la cantidad oficial y permitiéndoles cumplir un periodo de prueba de 60 días. Si el dispositivo no les convence, podrán recibir la devolución íntegra del pago siempre y cuando devuelvan el dispositivo en perfectas condiciones.

Esta solución requiere el pago total del dispositivo, por lo que puede que no sea tan fácil para algunos, sin embargo, es una manera muy útil de poder probar un dispositivo tan diferente y quedarte tranquilo de que en caso de no acostumbrarte, podrás devolverlo sin compromiso alguno.