El único teléfono que ha conseguido robar protagonismo a los plegables es toda una aberración de diseño

Y cuando creíamos que ya todo estaba visto y que nada nos sorprendería demasiado en este MWC 2019…. va Energizer y muestra su teléfono. Como seguro recordarás, la compañía amenazó con anunció que lanzaría nada menos que 26 teléfonos de los cuales uno ha llamado especialmente la atención en la feria. Se trata de todo un teléfono-ladrillo con 18.000 mAh de batería que la firma se asegura de no fotografiar nunca se perfil Te lo contamos mejor.

Energizer P18K Pop, el teléfono de los 18.000 mAh

Sabíamos que Energizer lanzaría varios teléfonos donde la batería sería su principal atracción pero no imaginábamos que llegaría a acaparar la atención de la manera que lo ha hecho. El stand de Energizer donde se muestra su equipo P18K Pop está lleno de gente deseosa de poder fotografiar y tocar este equipo en concreto, un terminal con batería de nada menos que 18.000 mAh y con un diseño bastante particular.

Y es que el teléfono luce un cuerpo realmente llamativo que llega a alcanzar un grosor de 18 milímetros, lo que le ha servido para ganarse el apodo de «ladrillo». Lejos de la tendencia actual, en la que buscamos terminales cada vez más delgados, Energizer ha usado la única manera que tenía de incluir en su interior semejante módulo de batería consistente en engordar el smartphone hasta lo absurdo.

energizer

Eso sí, difícilmente vas a encontrar una imagen de prensa en la que veas el P18K Pop de lado; para intentar despistar un poco al personal, la marca ha mostrado en sus imágenes de prensa oficiales sólo la cara amable del smartphone, consistente en su frontal y su parte trasera, que nada tienen que ver con lo que verás a continuación, grabado por una periodista francesa en el evento de Barcelona:

A pesar de ello, hay que reconocerle a Energizer el que haya querido cuidar el teléfono en todas sus demás facetas, introduciendo algunos detalles muy de tendencia, como una pantalla 6,2 pulgadas «Full View» o la cámara para selfies (de dos sensores), que cuenta con un sistema retráctil similar por ejemplo al teléfono Find X de Oppo.

Por lo demás, hablamos de un equipo con procesador MediaTek que se carga con cable USB-C (necesita 8 horas para llegar al 100%, ojo), 6 GB de RAM, 128 GB de almacenamiento, sistema operativo Android 9 y hasta triple cámara trasera de 12 MP cada sensor. Semejante ficha, como decimos, no hace más que demostrar que el fabricante no sólo quería mostrar un teléfono llamativo y que hiciera ruido por su extensa autonomía (de nada menos que una semana bajo uso completo y 50 días en stand by, que se dice pronto); también deseaba ofrecer un terminal completo y a la altura de las exigencias actuales.

La compañía ha confirmado que su teléfono P18K Pop con batería de infarto estará disponible para la venta a mitad de año, aunque por el momento su precio es todo un misterio.