Este teléfono de Vivo es un camaleón: cambia de color

Este teléfono de Vivo es un camaleón: cambia de color

Pedro Santamaría

El futuro de los smartphones no sólo será plegable. Fabricantes como Vivo están jugando con tecnologías que permiten cambiar el color de la trasera del teléfono con sólo pulsar un botón. Así, como si de un camaleón se tratase, podrán ofrecer nuevas opciones de personalización entre otros posibles usos. ¿Quieres saber cómo funciona?

La trasera que cambia de color

Cristal electrónico cambio color

Para los fabricantes de teléfonos inteligentes el poder diferenciarse de la competencia resulta muy importante. Porque el mercado móvil está muy saturado y es complicado llamar la atención del usuario cuando hay poco que cambiar en un dispositivo que no deja de ser un rectángulo donde, ahora mismo, se busca el máximo aprovechamiento del frontal para albergar una generosa pantalla.

Por ello, sabiendo que ese frontal es tan similar -por no decir idéntico- en los teléfonos actuales, los fabricantes juegan con las traseras para desmarcarse de la competencia. Así es como hemos visto durante los últimos años que muchos terminales jugaban no sólo con los materiales (plástico, metal y cristal), también con los acabados aplicando degradados de colores, texturas o patrones que llamasen la atención. Incluso según incidiese la luz un smartphone podría verse de un color u otro.

Ahora es Vivo el que da un paso al frente e introduce una tecnología que no es realmente nueva, que incluso ya hemos visto en un concepto de OnePlus, pero que no por eso deja de ser muy llamativa. Se trata del uso de cristales electrónicos. Como puedes ver en el vídeo de arriba, que te servirá para entender mejor la idea, la trasera del teléfono cambia de un tono gris a uno azul con sólo pulsar un botón. Exacto, en plan camaleón.

¿Llamativo verdad? Esta tecnología de cristal electrónico es posible que te suene pues se usa el algunos vehículos de alta gama con el fin de «tintar» los cristales cuando se desea y evitar que vean quien está en el interior por ejemplo. Algo que se logra modificando el voltaje que se aplica sobre el propio cristal.

Además, como comentamos al inicio, OnePlus mostró un concepto también donde se usaba una menor superficie para ocultar las cámaras de la trasera. Así, sólo cuando el usuario las activaba se dejaban ver.

Vivo en esta ocasión ha ido un poco más lejos y ha transformado la trasera del terminal en una que, por ahora, cambia entre dos colores. De modo que puedes tener un teléfono menos llamativo o no según lo desees con sólo pulsar un botón. Claro que esta tecnología podría tener otras aplicaciones adicionales. Por ejemplo, según evolucione podría usarse a modo de indicador, como si fuese el propio indicador LED para avisarte si tienes o no una llamada, notificaciones pendientes o cualquier otra cosa.

La única duda es saber hasta qué punto puede implicar algún compromiso como un mayor consumo de batería, algo en lo que Vivo parece trabajar para ser lo mas eficiente posible, o una mayor fragilidad de dichas traseras. Aunque lo que más preocupará a muchos será que por «pijadas» de este tipo el precio de los teléfonos se dispare de forma injustificada.

No obstante, de momento puedes estar tranquilo, porque hasta que llegue a una propuesta comercial o lo haga de forma masiva puede que aún quede bastante. Pero dejando a un lado todas esas posibles dudas que pueda generar, lo cierto es que tiene un punto bastante atractivo.