El bloqueo a Huawei por parte de EEUU podría retrasarse finalmente 3 años, ¿por qué?

Aunque el ruido mediático haya caído, las complicaciones entre Huawei y gobierno de Donald Trump continúan. Sin ir más lejos, la semana pasada te contábamos acerca de la postura de Facebook en toda esta historia (y te aclarábamos que no era en principio tan grave como sonaba) y ahora debemos hacer lo propio respecto a una decisión que, por primera vez en toda esta historia, podría estar de lado de la firma china: un retraso de 3 años en su veto.

Un margen de 3 años para una transición segura

Una noticia no tan mala corre a estas horas posiblemente por los pasillos de Huawei: desde el gobierno de EEUU se está estudiando que al actual veto impuesto se le sumen 2 años más respecto al tiempo que se había establecido para su total cumplimiento.

En un escrito al vicepresidente Mike Pence y varios miembros del Congreso, Russell T. Vought, actual Director Adjunto de la Oficina de Administración y Presupuesto, explica que esta demora beneficiaría a las compañías estadounidenses, siendo un margen ideal para que puedan cumplir con la prohibición de hacer negocios con Huawei, impuesta en un principio para entrar en vigor dentro de un año y un mes.

Huawei

En la carta, Vought apunta que:

La Administración cree, en base a los comentarios de las partes afectadas [la compañías estadounidenses con relación con Huawei], que este trabajo preparatorio adicional asegurará una mejor implementación efectiva de la prohibición sin comprometer los objetivos de seguridad deseados.

De tomar en cuenta el consejo del director y poner en práctica este retraso, la prohibición entraría en vigencia en tres años y un mes, dando así un margen mucho más cómodo para todas las partes -y más espacio de actuación a la asfixiada Huawei, que ya dejó claro que no piensa quedarse de brazos cruzados.

No es de extrañar que una petición así haya llegado tan lejos. Tal y como recogen en The Washington Post, algunas compañías tecnológicas ya han solicitado una licencia que les permita seguir vendiendo a Huawei, argumentando que la prohibición del Departamento de Comercio de los EEUU podría perjudicar gravemente sus resultados financieros y su propia capacidad para innovar dentro del sector.

Como ya planteábamos la semana pasada cuando nos preguntábamos quién salía más perjudicado del fin de acuerdo de Facebook, si Huawei o la propia compañía de Mark Zuckerberg, al final esta absurda guerra iniciada por Donald Trump no solo hace daño a la compañía china -eso es indiscutible a estas alturas-; también perjudica seriamente a muchísimas empresas estadounidenses que llevan año trabajando con el fabricante de equipos de telecomunicaciones más grande del mundo.

Y esto no es más que un efecto dominó. En España, Vodafone ha anunciado hoy el despliegue comercial de tecnología 5G para el 15 de junio, comunicando que estará disponible solo en los terminales Samsung Galaxy S10, LG V50 y Xiaomi Mi Mix 3 5G. Los equipos de Huawei se quedan por el momento fuera, aunque el operador ha asegurado que se incluirán cuando llegue la correspondiente certificación de los terminales con soporte. Las redes que se utilizarán, eso sí, siguen siendo, como no podría ser de otra forma, del fabricante asiático (y Ericsson), demostrando así una vez más el enorme entramado de la compañía china y las negativas repercusiones que tendría no contar con ella.