La última idea loca de Vivo es una cámara de quita y pon

Vivo sigue experimentando con nuevos diseños de cámaras para sus teléfonos móviles. Uno de los últimos parece seguir avanzando de forma adecuada. Se trata de una cámara que se puede desacoplar del propio terminal. Esto, que puede ser algo que choque al principio, podría ser interesante de cara a una mayor libertad por sus posibilidades de uso remoto.

Una Insta Go en el móvil

Si algo no se le puede negar a Vivo es ser uno de los fabricante de teléfonos móviles que más está innovando en el apartado de diseño. Y no nos referimos a la estética sino a la integración de diversos componentes del mismo.

Hay que se conscientes que ideas se pueden tener muchas y muy variadas, pero no por eso todas han de acabar resultando ser buenas ideas. Aunque eso tampoco les puede quitar el mérito de intentar aportar nuevas opciones que igual ayudan a inspirar a otros fabricantes de teléfonos móviles.

Una de las últimas ideas de la marca que sí llegó a buen puerto fue la cámara con gimbal del Vivo X50 Pro. En un espacio muy pequeño lograron meter un estabilizado como el que podrías usar de forma independiente mediante un Osmo Mobile o similar.

Esa tuvo éxito y se llevó a cabo, pero también han tenido muchos otros prototipos que no o en los que siguen trabajando. Por ejemplo, la cámara telescópica que, a modo de muñeca matroska, iba combinando diferentes lentes para ofrecer un zoom múltiple a partir del uso de un único sensor.

Pues bien, ahora aparece una nueva patente de cámara para móvil que se puede desacoplar. Es decir, Vivo está diseñando un sistema de cámara principal para un posible futuro smartphone que se podría quitar y ser usada de diferentes modos.

El primero de ellos es tanto como cámara trasera y frontal. Según la orientación podrías aprovecharla para una cosa u otra. Sería algo similar a esos módulos de cámaras abatibles que ya hemos visto. La única diferencia es que tendrías que sacarla y girarla manualmente.

El segundo modo sería como cámara remota. Es decir, del mismo modo que la nueva Insta Go o como si de una GoPro se tratase, al quitarla del teléfono móvil podrías colocar la cámara donde quisieras y controlarla a través de tu teléfono. Esto más la posibilidad de colocarla en diferentes posiciones que daría su bisagra sería muy interesante. Por ejemplo, para usar la cámara del móvil como webcam.

Una patente complicada, pero con futuro

Las patentes son en muchas ocasiones sólo eso, patentes. Es decir, el registro de una idea que no quieres que te roben por si acaso en algún momento fuese posible llevar a cabo de forma satisfactoria o adaptando esa idea inicial a una más eficiente.

Por tanto, esta patente de Vivo no implica que la cámara pop-up de smartphone que se puede desacoplar vaya acabar convirtiéndose en realidad, pero sí es cierto que es un idea con futuro. Porque sería simplemente miniaturizar más aún algo como lo que ya vemos con la Insta Go.

El principal handicap sería ofrecer una autonomía adecuada cuando se use de ese modo. Porque no sólo tiene que alimentar el sensor, también el módulo de comunicación inalámbrica para poder enviar las imágenes sin demora al teléfono. Pero si todo va bien, podríamos ver algo así en poco tiempo.

Y puede que no sólo por parte de Vivo, porque Samsung parece que también había estado jugando con dicha idea. La diferencia es quea el fabricante coreano introduciría esa cámara en el S-Pen.