Apple Car ‘vuelve’: por qué el último fichaje de Cupertino ha hecho tanto ruido

El Apple Car es casi el unicornio de la firma manzanera: todo el mundo habla de él desde hace eones, pero nadie ha visto realmente una prueba real de su existencia. Aún así la esperanza de que la compañía saque un coche sigue estando muy presente y, claro, cuando nos enteramos de fichajes como el que ahora os ocupa… no hace más que acrecentarse.

Andrew Kim, de Tesla a Apple

El curriculum de Andrew Kim tiene recorrido. Después de pasar casi de manera anecdótica por Google, donde estuvo menos de un año, este diseñador estuvo desde el 2013 hasta el 2016 en Microsoft, encargándose durante ese periodo de la división de Hololens así como colaborando otros «nuevos productos» de la marca (entre los que se encuentran la Xbox One S o el propio sistema Windows 10).

De ahí dio el salto nada menos que a Tesla, donde ha estado ocupando el puesto de director senior de diseño, metiendo mano a proyectos como el Model 3, el Model X o el Model S, además de en el aún esperado Model Y.

Ahora Kim ha sido fichado por Apple y, claro, todo son especulaciones sobre qué trabajo desempeñará exactamente dentro de la empresa. En su perfil de LinkedIn únicamente indica que ha entrado a trabajar este mismo mes de diciembre en la compañía de Cupertino y que lo hace como «diseñador», pero sin dar más datos sobre qué productos manejará en concreto o en qué división estará metido.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Day 1

Una publicación compartida de Andrew Kim (@mnmllymnml) el


Mientras tanto el hermetismo en Apple sobre su programa de coches continúa intacto. Lo único que se sabe más reciente es que existe una solicitud de patente, realizada en agosto, por parte de la casa, en la que se muestra un concepto de parabrisas con realidad aumentada integrada -ya sabes lo que le gusta a Apple esta tecnología. Igualmente existe un registro de la compañía en el Departamento de Vehículos Motorizados de California para obtener el permiso de vehículo autónomo, pero nada más se sabe por el momento al respecto.

Kim bien podría haber sido contratado para liderar o trabajar en el gran proyecto secreto del coche de la compañía -que según algunos analistas, podría llegar al mercado entre 2023 y 2025– o por contra simplemente haber sido fichado como refuerzo para nuevos productos de la casa, dada su experiencia (y buen gusto, de cierto aire minimalista, por cierto) en dispositivos tecnológicos.

Tú qué opinas: ¿es esta una prueba más de la existencia del Apple Car o no?