El CEO de ASUS renuncia a su cargo tras diez años al frente de la compañía

La taiwanesa ASUS ha anunciado que su CEO, Jerry Shen, abandona el puesto tras una década al frente de la firma. Jerry Shen se marcha para dejar paso a una «transformación corporativa» en la que los planes pasan por seguir apostando más que nunca por el sector de telefonía. Así quedan las cosas tras su adiós y esto es lo que prepara ASUS en un futuro próximo.

Adiós, Jerry Shen

Jerry Shen es una cara conocida en el sector. Es lo que tiene llevar más de 10 años al frente (y 25 en total trabajando) de una empresa como ASUS. Esta misma mañana la compañía ha comunicado el abandono del ejecutivo para dar paso así a una nueva estructura de mando en la que gobernarán dos CEOs a la vez.

S.Y. Hsu y Samson Hu serán los encargados de dirigir ahora la firma, compartiendo cargo. Este se dividirá así en una parte de negocio de PCs, liderado por S.Y. Hsu, mientras que Samson Hu dirigirá el servicio al cliente a nivel global, a partir del 1 de enero del 2019.

En cuanto a Shen, no se queda en el habitual puesto de consejero de la empresa, tan típico en este tipo de casos; en su lugar se marcha para abrir y dirigir una startup de AIoT (Internet de las Cosas mezclado con inteligencia artificial) llamada iFast, según confirma la gente de Engadget.

Sí seguirá ligado a ASUS de otra manera y es que esta contará con el 30% de participación de la nueva empresa de Shen, que piensa ayudar al fabricante taiwanés a «en la transición efectiva a la industria AIoT». Vamos, que todo queda casi en casa.

Cambios importantes en telefonía

No solo bailarán las sillas en la empresa. También se espera un cambio estratégico en telefonía que no deberíamos tardar en ver. ASUS apostará mucho más por el sector móvil de lo que ha hecho hasta ahora aunque centrando sus esfuerzos en perfiles más específicos: el de lo jugones y usuarios experimentados o «power users». Vamos que, como se apunta en nuestra fuente, «veremos más ROG Phones y menos ZenFones«.

rog phone asus

Esto tendrá un coste inicial que ya se estima y registra en los números de la empresa de 190 millones de dólares para cubrir pérdidas de inventario, costes de producción y otros gastos generados (pero esperados) por este importante cambio en el sector telefónico de la empresa.  Veremos que la firma decide darnos un adelanto en el MWC 2019 o por contra tenemos que esperar hasta su feria estrella, el Computex, a mitad de año, para ver materializados todos estos cambios.