El gran refugio del código abierto frente al Apocalipsis

El gran refugio del código abierto frente al Apocalipsis

Pedro Santamaría

En Noruega existe una mina de carbón donde se almacena un recurso que a día de hoy nos rodea y que podría ser muy importante frente a una posible catástrofe futura. En el Global Feed Vault, en Svalbard, se guarda todo el código fuente abierto de GitHub y algún que otro material que se considera que vale la pena conservar.

El gran refugio para un posible mundo postapocaliptico

Artic Wolrd Archive

Artic World Archive es un refugio, un contenedor en el ártico, donde se almacenan esos recursos que permitirán a quienes sobrevivan poder empezar de nuevo y crear un futuro sistema operativo así como nuevas tecnologías basadas en código abierto.

Podría parecer el argumento de una película de ciencia ficción postapocaliptica, pero no es así. En Svalbard, un archipiélago al norte de Noruega, se encuentra un complejo donde Piql está almacenando todo el código fuente abierto de Github existente. Y, además, algún que otro material que podría valer la pena conservar si ocurre alguna catástrofe o armagedón. O eso pensaron quienes lo pusieron allí.

Lo que sí no admite dudas es que, como Bloomberg publica en su edición Businessweek, en este complejo situado en el ártico y que yo recordaba de hace algunos años por una historia similar pero que en aquel momento no me llamó en exceso la atención hay información importante: todo el código fuente abierto.

En el reportaje hacen una visita a dicho completo y junto al propio CEO de GitHub Nat Friedman. Visitan el contenedor donde se guarda todo este material y se ven los soportes, unas películas capaces de mantener en condiciones normales toda la información durante 750 años. Y quizás, hasta 2.000 años en un ambiente frio, seco y bajo en oxígeno.

Claro que, como decía al inicio, allí no sólo hay código fuente abierto. También hay archivos del Vaticano, documentos de tierras brasileñas, películas italianas y hasta la salsa especial de una cadena de hamburguesas. Pero en breve este refugio será más importante aún pues Microsoft, quien compró GitHub este mismo año, plantea convertirse en el mayor inquilino.

Si entiendes bien el inglés el artículo y el vídeo que lo acompaña merecen la pena ser leído y visto. Luego te paras y piensas en la importancia del código abierto y cómo hay quien se está preocupando frente a lo que podría pasar. Algo que ojalá nunca ocurra, pero sin el software actual sería complicado reiniciar todo.

El código abierto no es algo que sólo hagan dos o tres idealistas de la tecnología y del cómo deberían funcionar las cosas. Aunque algunos piensen que a día de hoy las grandes plataformas y corporaciones sólo hacen uso de código propietario esto no es así. El código abierto sustenta la arquitectura digital de gigantes como Facebook, Google, Amazon o la propia Apple.

A partir de todo este tema he buscado más información y recuperé este vídeo de la NBC de 2017. Fue el que vi hace tiempo y donde se comentan también algunos datos interesantes. Y si ya quieres ver qué hace la empresa detrás de estas instalaciones te dejo la web de Piql.