Fluent Design: el rediseño de Microsoft para mejorar la experiencia de su software

El diseño de cualquier producto, ya sea físico o digital, es lo primero que llama la atención al usuario. Si además de ser bonito es funcional mucho mejor, porque la experiencia de uso y satisfacción mejoran notablemente. Por eso, este rediseño de Microsoft llega tarde pero con fuerza de cara a lo que ofrecerá la compañía en el futuro inmediato.

Microsoft y su mejor trabajo en temas de diseño

El diseño de los productos de Microsoft y en especial de su software nunca ha sido lo más destacado. Al menos, así ha sido hasta que Satya Nadella llegó a la compañía y se empezó a poner más foco en todo lo referente a las guías de estilo y la importancia que eso tiene en el producto final.

Hace cuestión de un año ya se realizó un primer trabajo que afectó a los iconos de las aplicaciones de Office 365. Aunque no fue el único, algunas de sus aplicaciones más icónicas empezaban a mostrar una experiencia visual llamativa y atractiva, eran los primeros pasos de Fluent Design.

Aún así, en temas de software había que admitir que los sistemas operativos de Apple y muchas de las aplicaciones disponibles en sus tiendas estaban a un nivel superior. Interfaces más consistentes que a pesar de algún que otro fallo, porque nada es perfecto, ofrecían ese plus que el usuario de a pie igual no apreciaba tanto pero que para el amante del diseño era un gran valor añadido.

Sin embargo, Microsoft todo esto está cambiando. Apple sigue a muy buen nivel, también muchos de los que desarrollan para sus plataformas, pero la compañía de Redmond se está poniendo las pilas de forma espectacular.

Si los sistemas operativos no habían destacado realmente y las mejoras deWindows 10 con algunos iconos nuevos se veían empañadas por el reciclaje de iconos vistos en versiones anteriores, todo eso ahora va a ir cambiando. Junto a las mejoras en la experiencia de sus aplicaciones móviles, algo que puedes ver en el siguiente vídeo, llegarán más iconos completamente rediseñados.

Tal y como comenta Jon Friedman, vicepresidente de diseño e investigación de la empresa, adoptar los nuevos principios de Fluent Design dará un importante impulso a toda la identidad visual de muchos productos de Microsoft. Con más de 100 nuevos iconos en camino, se va a lograr un aspecto mucho más flexible y actualizado de cara al futuro de nuevos productos y lanzamientos. Pero no sólo eso, también la capacidad de server como herramienta reconocible del producto. Es decir, nada más ver los iconos el usuario será capaz de saber que se trata de una aplicación de la compañía.

Si te interesa conocer más acerca de Fluent Design, la propia web de Microsoft explica perfectamente las bases que darán forma a todo lo que está por llegar. Algo que será más importante en los nuevos dispositivos que podrían marcar los próximos diez años para la compañía, como los Microsoft Duo que ya conocimos hace un par de meses.