Taku, una PC y un stand para tu monitor, así es la caja ITX de Cryorig

Cryorig -compañía fundada en 2013 y especializada en disipadores para PC- ofrece dentro de su catálogo a Taku, una caja ITX para PC con un diseño y unos acabados que hará las delicias de los amantes de la buena estética y el minimalismo. Sin duda, aunque no sea la única, una de las propuestas más bonitas que he visto últimamente.

Taku, la caja ITX de PC que llega de la mano de Cryorig

Aquellos años del PC aburrido, de la caja de color beige con poca personalidad y ese poco interés por crear una propuesta atractiva, una pieza de arte, ya pasaron. Llevamos décadas de diseños increíbles y muy llamativos donde la combinación de materiales como el metal o el cristal han dado como resultado algunas cajas realmente bonitas.

Además, los distintos tipos de factor forma de las placas bases de PC también han permitido nuevos diseños que se adaptan mejor a todo tipo de espacios, usos y gustos. Pero la caja de Cryorig, cuyo nombre es Taku, tiene algo especial. Igual porque, a mi personalmente y salvando las distancias, me recuerda a un producto que siempre llamó la atención. Pero antes, conozcamos esta propuesta.

Cryorig Taku es una caja de PC tipo ITX con la finalidad de simplificar el espacio de trabajo y ocio. Como puedes ver, la propia caja es capaz de hacer las veces de stand para colocar en él un monitor. De ese modo, se obtiene un conjunto bastante estético, con un toque minimalista y muy agradable para entornos de todo tipo.

Fabricada en metal, aluminio anonizado para ser exactos y disponible en tres colores (plata, negro y rojo), en su interior se pueden albergar hasta dos discos de 2,5″, uno de 3,5″, una placa base con formato mini ITX, fuente de alimentación, tarjeta gráfica y el propio disipador de la CPU y la caja. Eso sí, algunas limitaciones, las memorias RAM no pueden superar los 52mm máximos de altura. Para que cierre bien la caja.

Respecto al exterior, en el lateral derecho encuentras dos conectores USB y la entrada y salida de audio. Aunque hay algunos detalles curiosos más. El primero es que el acceso a su interior es mediante unas correderas como si fuese un cajón. El segundo es que se puede conectar un cable para cargar el dispositivo y de paso sincronizar con nuestro PC tal y como se ve en la imagen.

Como decía antes, el diseño me gusta y me llama muchísimo la atención. Tal vez porque me recuerda un poco a los X-Serve de Apple. Es más, tiene su punto a dispositivo de Apple. Al menos aquellos como los Mac Pro anteriores al modelo de 2013 o «papelera».

Igualmente, el toque de las patas de madera le dan un punto de calidez muy agradable. Y el elevarlo, además de mejorar la propia ventilación de los componentes internos también permite colocar luego el teclado cuando no uses el PC y así maximizar el espacio disponible sobre el escritorio.

Sin duda, si te gusta el diseño y el tema de hacerte tu propio PC, es muy probable que esta caja te guste. A mi personalmente me encanta y dan ganas de montar un PC a medida. Aunque su precio de 380 euros igual no le cuadra a todos.