Por qué Facebook está oxidado y deberías abandonarlo ya

Por qué Facebook está oxidado y deberías abandonarlo ya

Isaac García

Si aún eres de los pocos con menos de 100 años que sigue activo en Facebook, deberías darte de baja y abandonarlo ya. De todas las redes sociales, Facebook ha demostrado una y otra vez que es la peor. Y no lo decimos por una cuestión de opinión solamente, te damos 5 razones, objetivas y demostradas, por las que darte de baja de Facebook es una de las mejores decisiones que puedes tomar.

Facebook, como red social, puede estar en declive, pero aún le queda cuerda. Su enorme cantidad de usuarios, lo difícil que se hace escapar de él y que la media de edad sea elevada (lo que hace que muchos de esos usuarios no prueben nada nuevo y se queden por inercia), han hecho de ella una red pasada de moda y deprimente, una fuente de bulos y odio interminable.

Facebook es tóxica y estas son las principales razones por las que deberías abandonarlo hoy mismo.

1. Facebook propaga odio y bulos, lo sabe, y no hace nada

No hace nada, porque esa información es la que más engagement produce. Es decir, la que más tiempo hace que la gente se quede en la plataforma, discutiendo con amigos y familiares.

Nada de eso le importa a Facebook, que sabe que atajar eso afectaría a sus beneficios, ya que menos tiempo interactuando es menos probabilidad de pinchar en algún anuncio.

Así lo han revelado los documentos y declaraciones de extrabajadores de la red social, como Frances Haugen, la última en presentar pruebas.

Ella misma declaró que «publicar contenido de odio es la mejor manera de crecer» en la red, de modo que hay un incentivo a extender eso y a no tocarlo.

2. Facebook pone en peligro hasta a la propia democracia

Frances Haugen exempleada de Facebook

Los papeles de Haugen también ponen de manifiesto cómo los propios trabajadores de Facebook han alertado varias veces de que su plataforma pone en riesgo incluso a la democracia como sistema.

Usado por grupos extremistas, avivado por regímenes autoritarios y consentido por Facebook en nombre de los beneficios, los líderes de Facebook ignoraron esas quejas una y otra vez.

No solo se demostró que Facebook sirvió para planificar eventos como manipular elecciones de varios países o el asalto al Capitolio del 6 de enero, es que sirvió de catalizador. No solo no hizo nada por atajarlo, sino que potenció su visibilidad global.

3. Facebook es terrible para tu salud mental

Los bulos y el odio no son los únicos problemas que crea Facebook. Los estudios son claros y, además, también es terrible para tu salud mental.

Depresión, ansiedad, déficit de atención, problemas con la comida…

No solo eso, la propia Facebook realizó un estudio sobre el tema y descubrió que Instagram, especialmente, era problemático para niñas y adolescentes. ¿Su respuesta? La misma de siempre, tratar de ocultarlo.

Cuando salieron a la luz sus propios resultados, trató de darle la vuelta a la tortilla y negarlo.

4. Facebook es un asalto constante a la privacidad

Facebook invade tu privacidad todo el rato

Si tienes un iPhone, puedes comprobarlo observando las etiquetas de privacidad con las que avisa de los datos que recoge. Todas las redes sociales lo hacen, no lo vamos a negar, pero la lista de Facebook es casi interminable.

Recopila prácticamente todo y, si hay un Gran Hermano de verdad, ese es Facebook.

5. Facebook recoge datos de ti, aunque no quieras ni estés en Facebook

He aquí algo que muchos no saben. Yo no estoy en Facebook y nunca he estado. Cuando me comentaron la idea hace tantos años, pensé que era la peor del mundo, horrible y peligrosa.

Y, aún así, tengo un perfil en Facebook. Sabe quién soy, cómo me llamo, la gente que conozco y mucho de lo que hago. ¿Cómo es posible?

Déjame hablarte de los «perfiles sombra».

Esos perfiles son de la gente que nunca ha estado en Facebook y son muy detallados, porque los consiguen a través de la información de tus amigos y familiares en Facebook.

Para empezar, me ha encontrado entrando y revisando la lista de contactos de mis conocidos. Me ha visto, ha mirado sus datos, sabe que no estoy como persona en su red y ha creado un «perfil sombra» para empezar a recoger datos sobre mí. Sin mi conocimiento y consentimiento.

A través de metadatos, fotografías donde todos salen etiquetados menos yo, información que van filtrando mis contactos… Poco a poco, yo tengo también ese perfil en Facebook.

Durante un tiempo, esto era poco menos que una teoría de la conspiración, pero no. En 2013 hubo una fuga de datos de Facebook y, parte de esos datos, eran de personas que nunca se apuntaron. Los perfiles sombra salieron a la luz.

Pero, como siempre con Facebook, les da igual tu libertad, tu salud mental o tu consentimiento. Al fin y al cabo, es la gente que se refiere a los niños en sus informes como: «Riqueza no explotada».

Si estas 5 razones no hacen que te quites de Facebook de una vez, hazlo aunque sea porque hace siglos que pasó de moda.

¡Sé el primero en comentar!