Muchos siguen sin entender qué es un NFT y este hilo de Twitter lo demuestra

Muchos siguen sin entender qué es un NFT y este hilo de Twitter lo demuestra

Daniel Marín

O estás con los NFT o estás en contra de ellos. Parece no existir un término medio cuando se habla en Internet de esta tecnología. Por un lado, existen usuarios gastando miles de dólares en imágenes únicas. Por el otro hay todo un ejército de trolls multiplicándolas para demostrar que estos holders andan engañados. ¿Quién tiene realmente razón?

Un NFT no es un jpeg

CryptoPunks o Bored Ape Yacht Club son solo algunos de los ejemplos de NFT que hay rulando por Internet. Cada día, podemos ver en Twitter como algún usuario adquiere uno de estos avatares. El tuit suele incluir también la salvajada de precio que se ha pagado por el mismo. Y entonces… Llega la horda de haters. Las menciones se llenan de reposts de la misma imagen una y otra vez. Unos guardan la foto en su galería para subirla a los comentarios. Otros hacen pantallazos con sus móviles, y los más graciosillos incluso capturan la opción del click derecho «Guardar Como». Todo para demostrar que han comprado humo.

Algunos usuarios podrían llegar a tomárselo mal e incluso llegar a admitir que se sienten engañados. Es lo que ha querido plasmar a modo de troleo un usuario de Twitter (capturado @JackShawhan. No se trata de una situación real (precisamente @tropofarmer está especializado en la gestión de NFTs) pero sirve para ilustrar perfectamente todo esto y reírnos un poco de paso:

— The Terrier (@JackShawhan) November 9, 2021

Por otro lado, hay usuarios que defienden a capa y espada que este grupo de haters les beneficia. Es lo que opina por ejemplo @drakedanner, un inversor de NFTs:

«Cuando guardas la imagen y la usas o compartes, estás haciendo que el token subyacente sea más valioso» escribió. «Es un poco irónico que los que guardan con el click derecho estén haciendo marketing gratuito para los propietarios de tokens no fungibles».

Entonces… ¿te pueden robar un NFT?

Todos estos casos de «robos» de NFTs son realmente un malentendido. La mayoría de NFTs constan únicamente de un fichero JSON con un link a la obra multimedia en cuestión. Ese es el contenido que se transfiere cuando se adquiere uno de esos tokens. En muy pocos casos el NFT está integrado en la propia blockchain, que es realmente lo que debería haber quedado establecido desde un inicio. De hecho, muchos servicios de venta de NFTs están migrando sus sistemas a plataformas más complejas precisamente por este motivo. Es el caso de CryptoPunks, por ejemplo, que hizo una serie de cambios el pasado agosto.

Pero aún así, decir que puedes «robar» un NFT es como decir que has robado Las Meninas de Velázquez porque has entrado en el Museo del Prado y le has hecho una foto al cuadro con tu iPhone. El derecho de propiedad del lienzo seguirá sin ser tuyo, por mucho que lo imprimas, lo compartas en Twitter o te lo pongas de fondo de pantalla.

Derechos de propiedad, derechos de autor y NFT

A propósito de esto último, los derechos de propiedad, todavía existe un vacío legal absoluto a nivel internacional sobre los NFT. Comprendemos que el poseedor de la obra digital tiene un control total sobre los derechos de explotación de la imagen, pero… ¿Y cuando el NFT no es único y se crean tiradas de varios tokens? ¿Y qué ocurre con los derechos de autor de la obra? ¿Se transfieren con el NFT o se quedan asociados al creador de la obra? Todas estas preguntas seguirán sin una respuesta clara y contundente hasta que los organismos reguladores de turno establezcan las primeras leyes que permitan asentar un poco este caótico mercado que no ha hecho más que empezar.

¡Sé el primero en comentar!