Cómo saber si una imagen de Instagram tiene Photoshop

Cómo saber si una imagen de Instagram tiene Photoshop

Daniel Marín

El debate de la semana en nuestro país lo ha iniciado Íñigo Errejón en un discurso que se ha vuelto casi tan polémico como viral. El líder de Más País instó al Gobierno el pasado martes a presionar a Instagram para que muestre a los usuarios si una imagen está retocada. La idea es prevenir que los más jóvenes se expongan de forma continuada a cuerpos artificiales mientras utilizan la red social. La intervención del político hace aguas por todos lados, pero aquí nos encanta hablar de imagen y tecnología, así que vamos a entrarle al trapo. ¿Se puede o no se puede detectar si una imagen está retocada?

¿Se puede detectar si una imagen está retocada?

Íñigo Errejón quiere que Instagram notifique a los usuarios cuando se muestren imágenes de cuerpos artificiales retocados por programas de edición de imagen. Podríamos debatir si hay problemas más importantes en nuestro país sobre los que debatir, pero vamos a no salirnos de este tema y tratar de desgranar si es posible lo que pide este político. Errejón dice que Meta no lo tendría difícil para hacerlo, pues ya censura de forma inmediata toda imagen que contiene pezones o son demasiado explícitas. ¿Qué hay de cierto en esto?

Sentido común

photoshop licuar fail.jpg

A simple vista, se puede llegar a determinar si una imagen está retocada, sencillamente porque casi siempre se utilizan las mismas herramientas para manipularlas. El licuado, por ejemplo, sirve para reducir y aumentar volúmenes. Si no se hace correctamente, se puede llegar a distorsionar el fondo, con líneas que no son naturales.

Lo mismo ocurre cuando una cara no tiene textura, o cuando el contraste de luces y sombras es exagerado —aunque eso también se puede hacer con maquillaje de toda la vida—.

Por otro lado, se podría llegar a comprobar si una imagen está retocada por la orientación de las sombras o incluso por los metadatos EXIF de la imagen. Eso sí, si una imagen tiene un retoque profesional, olvídate de cazarla por este método.

Con herramientas

kendall jenner photoforensics.jpg

También hay apps que sirven para detectar si una imagen está retocada. De hecho, los bancos de imágenes suelen usar este tipo de programas para rechazar automáticamente imágenes que están mal retocadas y así evitar que sus trabajadores pierdan tiempo revisando malos trabajos.

No obstante, casi todas estas herramientas funcionan igual. Lo que hacen es una separación de frecuencias para analizar la capa de textura de la imagen. Si hay patrones que se repiten constantemente, significa que la imagen se ha retocado con un tampón de clonar. Y si hay barridos de textura hacia una zona, es obvio que se ha utilizado la herramienta ‘Licuar’.

Un ejemplo sencillo y gratuito es FotoForensics. No obstante, existen alternativas de pago como Amped Authenticate, utilizada incluso para investigaciones serias.

Si crees que el problema son las imágenes retocadas, la llevas clara

cambio de cara ia.jpg

Llegados a este punto, toca aclarar unas cuantas cosas más. Con la resolución de las imágenes de Instagram, no es tan fácil sacar provecho de herramientas como FotoForensics. El ejemplo que Íñigo pone del pezón tampoco es bueno, pues Instagram los detecta haciendo uso de una GAN (una red generativa adversaria). Para esa IA, detectar un pezón es muy fácil. De hecho, se puede entrenar una inteligencia así en cuestión de horas. Sin embargo, entrenar una IA para diferenciar una imagen retocada de una que no lo está no es tan sencillo, y daría falsos positivos constantemente.

Y es que, todo este debate de la salud mental está muy bien, pero resulta ridículo culpabilizar únicamente a Instagram. Photoshop no es el único problema. No estamos en el año 2003. Ahora existen cosas mucho más peligrosas, como los filtros que retocan caras en segundos —que incluso funcionan en vídeo en tiempo real—, las IAs que generan fotos de personas perfectas que no existen o incluso la cirugía estética, que se vende como la solución ideal para acabar de una vez por todas con la inseguridad y no se persigue por parte de los gobiernos.

El problema va mucho más allá de Instagram

¿Tendría que tomar medidas Instagram en este aspecto? Si nos ponemos muy quisquillosos, también habrá que poner un rótulo avisando que los pretendientes del programa de Telecinco de turno se han hinchado a esteroides. Tunearse el cuerpo a lo Cyberpunk parece ser un requisito imprescindible para trabajar en la tele. ¿Escucharíamos a este mismo político decir que habría que avisar a la audiencia de que el meteorólogo se ha puesto pelo o que la presentadora de un concurso de la tele lleva bótox en la cara para camuflar sus arrugas?

Y todo esto, sin entrar en el debate de que la publicidad también lleva toda la historia mostrando a personas que no tienen de natural ni el blanco de los ojos. El mundo ya era asquerosamente superficial antes de que se popularizaran las redes sociales. Poner a Instagram en el centro del debate es bastante absurdo.

¡Sé el primero en comentar!