¿Qué ha pasado con OnlyFans? Todo sobre el baneo sexual

OnlyFans dejará de ser lo que había estado siendo hasta ahora. Sí, nos referimos a esa red social de mecenazgo en la que principalmente chicas se exhibían a cambio de suscripciones. Pues bien, el nivel de explícito que reinaba en el servicio se ha cortado de raíz después de que la propia compañía anunciara su nueva política de uso, y es ahí donde llega la polémica.

Negando la sexualidad

Onlyfans

En un movimiento completamente inesperado, OnlyFans ha prohibido lo que le ha llevado al éxito económicamente hablando: la sexualidad. El alto voltaje de los contenidos de muchas de las cuentas que ofrecen contenidos al servicio ha estado siempre en vuelta en una controversia de la que no se llegaba a saber exactamente la legalidad en algunos casos, pero que por la propia inmensidad del servicio y el número de usuarios que existen, pasaba desapercibido con el tiempo.

Pero de un día para otro, OnlyFans ha anunciado que condenará sin ningún tipo de reparo cualquier tipo de contenido relacionado con conductas explícitamente sexuales, evitando así que los usuarios publiquen imágenes que cumplan con algunas de las siguientes condiciones:

  • Relaciones sexuales reales o simuladas, incluidas genital-genital, oral-genital, etc, etc entre personas de cualquier sexo.
  • Masturbación real o simulada.
  • Cualquier exhibición de genitales de cualquier persona que sea extrema u ofensiva.
  • Material real o simulado que presente fluidos corporales comúnmente secretados durante una conducta sexual.

Todo el contenido que incumpla con alguno de estos puntos deberá de ser eliminado antes del 1 de diciembre del 2021 o en otra fecha que el propio servicio informará a los usuarios, y las medidas comenzarán a tener efecto a partir del 1 de octubre del 2021, tal y como se indica en el nuevo pliego de condiciones del servicio.

¿Por qué ahora y tan repentino?

Onlyfans

Oficialmente no hay ninguna razón oficial por la que OnlyFans haya querido dar este giro de timón tan inesperado, pero la decisión coincide después de que la BBC publicara un reportaje sobre el servicio en el que se demuestra la falta de monitorización y supervisión de todos los contenidos que suben los usuarios.

Así, por ejemplo, el reportaje ponía en duda la supervisión de posibles contenidos que implicaran contenido sexual infantil, así como la creación de cuentas de usuario por parte de menores, que acceden al servicio con total facilidad.

También está la alargada sombre de la explotación sexual, una tendencia que se ha convertido en la principal fuente de ingresos del servicio y que ahora tras estas medidas desaparecerá prácticamente por completo.

Puede que esta decisión tan repentina no sea más que una medida de prevención para un posible castigo severo por parte de organismos reguladores, ya que el reportaje de la BBC podría levantar un serio problema que podría llevar a OnlyFans a lo más profundo de internet. Ya veremos si todo esto explota de alguna manera o si finalmente el servicio se reinventa con otra metodología más social y no tan centrada en la explotación sexual, que es en lo que ha acabado derivando el servicio.