Por qué hacer stickers de tu hijo no es una buena idea

La llegada de los stickers a las redes sociales ha permitido que los usuarios puedan expresarse de mil maneras a cada cual más divertida. La posibilidad de crear stickers propios permiten dar un toque todavía más personal con los que sacar una sonrisa a tus contactos más cercanos, sin embargo, los problemas llegan como casi siempre en internet: cuando algo se hace viral.

Los daños colaterales del influencer

Galaxy S21 Ultra

Los padres de Rohee no están muy contentos de cómo el perfil de su hija ha calado en internet. Rohee es una pequeña influencer que ha logrado cautivar el corazón de millones de usuarios de Instagram gracias a su carita angelical. Su madre decidió crear una cuenta en la red social para mostrar el día a día de su hija, hasta tal punto que ha logrado reunir más de 1,5 millones de seguidores.

El éxito de la niña es tremendo, pero algo que no esperaban sus padres es que el perfil popular de su hija se le iba a ir de las manos. Lo que ha ocurrido es que algunos fans de la niña decidieron tomar capturas de algunas de las publicaciones para crear simpáticos stickers. Teniendo en cuenta que las expresiones de la niña son irresistibles, los stickers no tardaron en hacerse populares, llegando a millones de terminales de todo el mundo.

No uses a mi hija

Rohee

La sorpresa de los padres de Rohee fue mayúscula, ya que vieron como su hija llegaba a todos los rincones del mundo a través de un uso que no era el que ellos habían imaginado. Y mucho menos permitido. Con la intención de frenar la proliferación de nuevos stickers, la madre de Rohee ha colocado en la Bio de Instagram la frase “No copie o capture fotos sin permiso”, aunque mucho nos tememos que eso no ayudará de mucho, especialmente porque el mensaje se encuentra en coreano.

Cuidado con hacer stickers personales

stickers whatsapp

Esto nos lleva a otra tendencia que podría afectarte. Si has creado algún sticker con fotos personales, deberías de tener en cuenta que en algún momento tu creación podría llegar a las manos equivocadas, ya que basta con colgar el sticker en un grupo de WhatsApp para que la propagación de la pegatina virtual se multiplique exponencialmente.

Por esta razón, nuestra recomendación es que no hagas stickers de fotos personales o de menores, ya que cuando menos te lo esperes podrían convertirse en viral y aparecer en los teléfonos de medio mundo.

El precio de ser popular en internet

La necesidad de llamar la atención y de hacerse notar en internet es algo que ha crecido enormemente desde la aparición de las redes sociales. En los últimos años una tendencia es la de crear perfiles públicos de niños con los que capturar la atención de millones de usuarios, algo que se convierte en un arma de doble filo tal y como hemos podido comprobar. La controversia que rodea a este tema es algo que posiblemente nunca encuentre un punto medio, pero no cabe duda que una mayor exposición implica la posible aparición de muchos problemas de privacidad.