La nueva política de Twitter se ‘cargará’ a los plagiadores

Seguro que lo habéis visto alguna vez: perfiles con muy pocos seguidores y apenas relevancia ni actividad propia, que se limitan a coger lo que otros suben a la red social de turno para copiar y pegar en su propio feed. Una práctica que suele provocar que no llegue a saberse nunca de quién es el contenido original de algo que, repentinamente, se ha vuelto viral. Así que desde la compañía del pajarito azul -léase Twitter- han decidido poner coto. ¿Adivinas cómo?

Twitter se pone seria con el Copypasta

Todos sabemos lo que es eso de copiar y pegar, que para ahorrar tiempo llegamos a definir como copypaste. Pues bien, eso es justo lo que van a hacer desde la red social, salir a la busca y captura de todos esos mensajes que se suben a la red social y que están íntegramente basados en otros que han publicado otros perfiles de forma propia y original.

Para ello, ha publicado un interesante artículo en su blog donde viene a marcar los nuevos límites que van a aplicar a esos contenidos que califican como de «Copypasta». ¿Y qué es eso?, pues según las propias palabras de los de (ahora) Elon Musk, el «intento de varias personas de duplicar contenido de una fuente original y compartirlo ampliamente en plataformas o foros sociales».

Estos mensajes considerados como Copypasta no solo son texto, sino también cualquier otro tipo de los que son compatibles con Twitter: una foto, un vídeo, un GIF, etc. La idea última es que la próxima vez que visitemos cualquier perfil, tengamos la certeza de que todo lo que vemos en él es propio, generado por el usuario y no robado de cualquier otro lugar.

El problema del spam

Obviamente no hay que confundir este «Copypasta» que dice Twitter con prácticas tan habituales como citar otro tuit o coger un texto de un periódico para amplificar un mensaje que nos ha gustado. En la mayoría de ocasiones, los usuarios de la red social que incurren en esta práctica lo hacen con ánimo de escalar posiciones, de ser relevantes y de transformar esas publicaciones prácticamente en un spam que nos llega al timeline de forma recurrente y molesta.

Además de esos problemas, acarrean otra consecuencia que es la que también Twitter quiere evitar, y es que la proliferación orquestada de este tipo de contenidos son capaces de «amplificar artificialmente su repercusión, suprimir información [a los demás] o manipular las tendencias de Twitter», así como alterar «los mejores resultados de búsqueda y las conversaciones en toda la plataforma». Lo que ya supone de por sí una afectación directa a la experiencia de uso que recibimos.

¿Qué medidas va a tomar?

Con todo lo anterior sobre la mesa, Twitter ha tomado una serie de decisiones clave para evitar la propagación de este tipo de contenidos. Y son, sobre todo, detectarlos en aquellos casos en los que se copie y pegue íntegramente lo que se dice en alguna cuenta sin utilizar las opciones retuitear o citar en el retuiteo. Solo hay una excepción a la posibilidad de podrá copiar y pegar si nosotros añadimos una parte del contenido de ese mensaje.

En caso de incurrir en esta práctica del «Copypasta» se nos aplicarán cualquiera de las siguientes limitaciones:

  • Reducir la visibilidad de esos mensajes considerados clones o plagiados de otros perfiles, de tal forma que dejarán de aparecer en ciertos lugares de la red social.
  • Eso lugares son los resultados de búsqueda, donde no serán visibles, así como tampoco en las tendencias.
  • Los tuits marcados como Copypasta no serán recomendados y no podrán verse en los timeline de aquellos perfiles que no siguen a la cuenta que lo publica.
  • Esos mensajes reducirán su clasificación dentro de la red social.
  • Solo podrán ver esos mensajes los usuarios que sigan a las cuentas responsables de publicarlos.

Fuente > Twitter

¡Sé el primero en comentar!