La Casa del Dragón: ¿Por qué Rhaenys no se arrodilla ante Rhaenyra?

La Casa del Dragón: ¿Por qué Rhaenys no se arrodilla ante Rhaenyra?

Drita

Hace cinco días que la primera temporada de House of the Dragon llegó a su fin y, como no podía ser de otra manera, su último episodio aún está dando mucho de qué hablar. Y es que el episodio, titulado «La Reina Negra», nos ha dejado un sinfín de escenas para analizar, entre ellas, el solemne momento en el que todos se arrodillan frente a Rhaenrya… todos menos una persona, Rhaenys. ¿Te has preguntado por qué? Tenemos la respuesta.

Un final digno de Juego de Tronos

Cuando La Casa del Dragón comenzó, eran muchos los que se mostraban escépticos -quien escribe estas líneas se incluye en el grupo-: la serie Game of Thrones había dejado el listón muy alto y era fácil caer en la explotación del universo de George R.R. Martin sin conseguir nada efectivo, conduciéndonos al cansancio. Y todo eso a pesar de que el material para la nueva ficción de HBO Max tenía potencial, contándonos la historia de los Targaryen y cómo su danza de dragones dinamitó por completo su dinastía tal y como se perpetuaba hasta el momento.

Por suerte, aquellos que no confiábamos en el formato hemos comprobado lo equivocados que estábamos. La Casa del Dragón ha sabido adaptar con bastante buen hacer las páginas de Fuego y sangre a la pequeña pantalla, regalándonos al menos una primera temporada fantástica, que no ha dejado de mejorar episodio tras episodio y que ha dibujado a unos personajes que, en mayor o menor medida, nos han conquistado -Viserys, Daemon, Rhaenyra, Alicent, Aemond…

El último capítulo ha seguido en esta mismo línea y además de convertirse en uno de los mejores valorados de esta primera entrega, nos ha regalado grandes momentos, como es la coronación de Rhaenyra en Rocadragón y el rendimiento de cortesía por parte de todos los que estaban presentes. Bueno, de todos menos de Rhaenys, que se limitó a observar desde el fondo y sonreír a la nueva (y legítima) Reina de Poniente. Esto ha hecho que muchos se extrañen y se pregunten lo evidente: ¿por qué la tía de Rhaenyra no se arrodilla ante ella como el resto?

La posición de Rhaenys

Al inicio del episodio 1×10 nadie dudaba de que Rhaenys está del favor de Rhaneyra. Lo demostraba el hecho de que se hubiera negado a aceptar a Aegon como rey y que se escapara rumbo a Rocadragón para avisar a la hija de Viserys de todo lo que había pasado en Desembarco del rey, poniéndola en alerta de que los verdes iban a por ella. Sin embargo, el hecho de que no se arrodille -sumado a que no acabara con la vida de Alicent y el resto de su familia al final de penúltimo episodios cuando tuvo la oportunidad y a que sigue dudando sobre los responsables de la «muerte» de su hijo- ha hecho pensar a algunos que quizás las intenciones de esta Targaryen no sean tan claras.

Nada más lejos de la realidad. Aunque no existe una confirmación oficial sobre ello, se entiende que Rhaenys, antes de arrodillarse ante la reina, debe hablar con su marido, Corlys Velaryon (la Serpiente Marina), y decidir con él si la Casa Velaryon dará apoyo a la lucha de Rhaenyra -con todo lo que eso implica también a nivel logístico. La reina que nunca fue se muestra por tanto prudente durante la coronación -aunque su sonrisa denota complicidad- porque es lo que le corresponde en su posición. Ni más ni menos.

Rhaenys y Corlis - la Casa del dragón

Una vez que Lord Corlys Velaryon acude al consejo y jura lealtad a Rhaenyra y la disposición de su flota marina, Rhaenys se implica al 100%, ofreciéndose de hecho a patrullar con su dragón Meleys el estrecho de Gaznate para gestionar la paralización del comercio marítimo y abastecimiento de los verdes.

Por lo que sabemos/esperamos de cara a la segunda temporada y sin ánimo de entrar en spoilers, Rhaenys debería tener un papel muy activo de hecho en todo el planteamiento militar de la Reina negra. Su lealtad está más que clara.

¡Sé el primero en comentar!