La duración de los capítulos de Stranger Things 4 te sorpenderá

En poco más de un mes llegará la cuarta temporada de Stranger Things. Una en la que parece que la acción va a volverse loca y los acontecimientos extraños que padece la otrora apacible población de Hawkins ya afectarán a todos los que viven en ella. La diáspora parece asegurada, así como el regreso de algunos personajes que creíamos desaparecidos, e incluso de algunos eventos que ya hemos visto. ¿Qué es este lío?

Prepara muchas más palomitas

Lo primero que debes saber es que si eres de los que comen palomitas mientras disfrutan de un episodio de Stranger Things, estás de enhorabuena porque desde Netflix han tomado la decisión creativa de ir un paso más allá en su duración y en vez de los 35-55 minutos que podemos encontrar (más o menos de media) en las tres primeras temporadas, con la nueva remesa de entregas ese tiempo va a alargarse, como mínimo, hasta la hora completa. Es decir, más de 60 minutos.

Así lo han desvelado sus creadores al afirmar que todos los episodios que tendremos en la cuarta temporada (recordad que se dividirá en dos partes) serán los más largos vistos hasta ahora en su historia. De todos modos, esta información viene a confirmar prácticamente unas declaraciones de hace algunas fechas, concedida por los hermanos Matt y Ross Duffer, en la que ya dejaban caer con bastante rotundidad que iban a seguir esta política de alargar la duración todo lo que pudieran y, obviamente, les dejaran desde la plataforma: «No creemos que [la temporada 4 tenga] un episodio de menos de una hora […] Incluso en la primera temporada hubo algunos que duraron como 35 minutos. Uno se olvida de eso. Esta temporada son muy largos, así que creo que es casi el doble de la duración de cualquier temporada anterior. Esa es una de las razones por las que hemos tardado tanto».

Adiós Hawkins, llega la dispersión

No solo la duración va a cambiar con episodios más largos, sino que la propia serie va a virar en esta penúltima temporada hacia un territorio inexplorado como es el de la dispersión. Según sus propios creadores nos enfrentamos a una de las tandas de capítulos más «épicas» de todo lo que llevamos de Stranger Things, algo que los hermanos Duffer llegan a comparar con Juegos de Tronos, la celebérrima serie de HBO Max: «En broma lo llamamos nuestra temporada de Game of Thrones porque está muy dispersa, así que creo que eso es lo que es único o lo más único de la temporada».

Tanto es así que «Joyce y la familia Byers se fueron al final de la temporada 3. Están en California; siempre quisimos tener esa estética de suburbio al estilo E.T. [El Extraterrestre], que finalmente logramos hacer este año en el desierto; y luego tenemos a Hopper en Rusia; y luego, por supuesto, tenemos un grupo que permanece en Hawkins. Así que tenemos estas tres historias, todas conectadas y entretejidas, pero con tonos muy diferentes».

Es evidente que sus creadores nunca quisieron ocultar cuáles eran las influencias ochenteras que han convertido a Stranger Things en un fenómeno global, seguido tanto por chicos como por adultos casi a partes iguales, y por eso recuerdan que ya cuando presentaron a Netflix el proyecto se centraron en crear una analogía muy fácil de entender: «lo presentamos como si fueran los niños… Los Goonies en E.T.«. El problema es que ahora esos niños ya no están y son prácticamente adultos así que… ¿cómo lo resolverán?

¡Sé el primero en comentar!