5 finales de temporada de series que nos dejaron con la cara torcida

5 finales de temporada de series que nos dejaron con la cara torcida

José Luis Sanz

El panorama seriéfilo que venimos experimentando desde hace 15 años nos ha traído algunas cosas que nunca antes poníamos en duda o llegaban a removernos por dentro. Los SPOILER, por ejemplo, son cosa actual porque hace 35 años a nadie le preocupaba conocer de antemano lo que iba a ocurrir en el siguiente capítulo (recordad el «muere Chanquete» de una conocida revista antes de la emisión de la última entrega de Verano Azul), o si el final que nos explicaban estaba o no justificado. Simplemente nos lo contaban y lo dábamos por bueno.

Pon cara de sorpresa

Ahora no. Seguramente por culpa de las redes sociales solo hay que esperar a la emisión del último capítulo de una temporada de una serie cualquiera para ir a Twitter y comprobar la cantidad de fans que no están de acuerdo, que hubieran hecho las cosas de una forma distinta y que reniegan a partir de ese momento. Así que si te ha ocurrido algo así, te vamos a traer cinco finales que te seguramente te dejaron con la cara a cuadros, sorprendido, frustrado y, obviamente, deseando no haber asistido a un espectáculo tal lamentable. Hay muchos finales decepcionantes más, pero hemos preferido quedarnos con estas.

Estas son los cinco finales que te dejaron con la cara torcida:

X-Files

El final del año 2002 ya fue muy controvertido porque la forma en la que vienen casi a justificarnos todo lo que vimos hasta ese momento es tan simple que no cumple las expectativas que se hicieron los fans, con ese descubrimiento de que todo forma parte de conspiraciones y planes para acabar con la humanidad. Así, en general, sin señalar a nadie…

Aunque no contentos con eso, en el retorno de la serie en 2016 ocurrió algo parecido (o tal vez peor). En 2018 la cosa no mejoró porque ni siquiera nos dieron una explicación a lo sucedido y todo quedaba en el aire, como si fuera a estrenarse una duodécima temporada que, ni qué decir tiene, de momento ni existe ni hay planes de hacerlo. Así que aquí seguimos, esperando a que nos expliquen algo de ese último final de X-Files.

Dark

La serie alemana es, según todo el mundo, una de las mejores series de ciencia-ficción de Netflix… aunque es un ejemplo de cómo desarrollar una historia fantástica, con viajes en el tiempo y enrevesarla hasta tal punto que los propios guionistas, en la tercera temporada, ya no tenían ni idea de cómo salir de semejante enredo. Así que, ¿qué es lo que decidieron? Pues muy sencillo: se coge todo lo ocurrido durante las dos primeras temporadas y parte de la tercera, se dice que no sirve para nada, que no hagamos caso porque que no cuenta y lo resolvemos todo en un par de capítulos con la esperanza de que los espectadores se lo traguen: ninguno de los dos mundos existió, solo el tercero que conocemos en el tramo final de la tercera temporada y es dónde hay que arreglar las cosas.

Flashforward

Seguramente sea uno de los fails más grandes que ha visto el panorama seriéfilo de todos los tiempos. Una serie basada en la novela del mismo nombre escrita por Robert J. Sawyer y que parte de una premisa muy simple: toda la humanidad sufre un desvanecimiento que dura dos minutos y 17 segundos y, al despertar, todos sufrirán una visión de cómo será su vida transcurridos seis meses.

La cosa prometía, batió récords de audiencia en las primeras entregas pero pronto se vio que la historia no tenía ni pies ni cabeza. Tanto es así que a mitad de la primera temporada pararon el rodaje para enfocar el arco argumental y terminar la serie con dignidad… pero tras 22 episodios se canceló definitivamente. Final que nos desencantara como tal no tuvo, pero a diferencia de cualquier otra serie, cada nueva entrega era en sí misma un final que nos dejaba con la cara a cuadros. ¿Cómo era posible que desperdiciaran una historia así? Pues lo hicieron.

Dos hombres y medio

Dos hombres y medio fue una serie que existió mientras Charlie Sheen se mantuvo en ella pero, por problemas que todos recordaréis (escándalos del actor fuera de la serie) fue despedido y los guionistas se inventaron una muerte realmente rocambolesca: un atropello en un metro de Francia, seguramente tras un empujón que le propinó Rose, que así le hacía pagar eso de estar con otra mujer.

El problema llegó cuando, para finiquitar la serie (Charlie ya no estaba pero sí Walden), decidieron traerle de vuelta contándonos, así de repente, que no había muerto y solo había estado retenido y secuestrado por Rose, que había logrado escaparse y llegar para despedirse de los espectadores. Cara a cuadros on

Lost

Y llegamos a la madre de todos los finales polémicos de siempre. Lost, o Perdidos, atrajo la atención de media España una madrugada solo para ver cómo terminaba aquella sexta temporada y, de paso, la ficción entera. Lo del purgatorio era, seguramente, la única salida que les quedaba a los J.J. Abrams y Damon Lindelof antes de reconocernos abiertamente que no sabían cómo terminar la historia dejando el listón al mismo nivel que lo visto en cada capítulo. A unos les pareció bien pero la mayoría no entendieron que se recurriera a algo que nunca antes en toda la serie se había dejado caer o esbozado de alguna manera. Una pena.

¡Sé el primero en comentar!