Netflix cierra el grifo: ¿Cuánto hay que pagar para compartir cuenta?

Lo que pareció un gesto de buen rollo y colegueo por parte de Netflix en sus inicios en España, allá por el año 2015, al final se ha convertido en un problema para la plataforma (según ellos) ya que creen que actualmente podrían contar con una base de suscriptores mucho mayor de la que ya disfrutan, que no es pequeña. Así que aquel consejo de «comparte tu cuenta» se ha acabado, sobre todo si encima la pagáis a medias con otros amigos o familiares.

Se acaba la fiesta

Este movimiento de Netflix no debería sorprendernos porque a lo largo de los dos últimos años hemos recibido pequeñas alertas por parte de la compañía, que ha venido avisando de que eso de compartir cuenta y gastos con amigos o familiares se iba a terminar en algún momento, y parece que ese instante está llegando en 2022, con un primer programa piloto que pondrán en marcha los norteamericanos tanto en Chile como en Costa Rica y Perú.

Y lo que han ideado desde la plataforma no es otra cosa que poner un bloqueo a todos aquellos usuarios que vean Netflix en una casa que no sea la considerada como oficial del titular de la suscripción, de tal forma que todo lo que quede fuera se bloqueará y no podrá visionar nada. Esta medida busca que aquellas IP que no pertenezcan a una ubicación concreta de una dirección registrada en la cuenta, se considere como externa y por tanto no sea capaz de reproducir contenido alguno.

Otro de los elementos que ayudarán a Netflix a saber si se está utilizando una cuenta en otra casa son los perfiles. Seguramente, desde la plataforma tengan datos en la mano que les indique que es recurrente que ciertos usuarios que no viven en la dirección del titular están accediendo siempre a un mismo perfil de la aplicación, por lo que de esa manera pueden constatar que se está compartiendo cuenta de manera indisimulada.

Netflix fuera de casa.

¿Qué opciones nos quedan?

Aunque ese bloqueo se producirá solo en Chile, Perú y Costa Rica, de momento no podemos evitar pensar que si les funciona, pronto lo tendremos en España, por lo que hay que empezar a prepararse. Y las alternativas que nos van a ofrecer los norteamericanos pasan, obviamente, por separar a esos usuarios en tantas cuentas como se necesiten para que cada uno pague lo suyo, no de manera completa, pero sí a través de una cantidad algo menor.

Básicamente cuando Netflix detecte que se está compartiendo la cuenta, invitará a los que no viven bajo el mismo techo que los titulares a:

  • Añadir un miembro adicional a los perfiles que ya tenemos en nuestra tarifa. Concretamente un máximo de dos, que tendrán un coste cada uno y que sí podrán utilizar personas que no vivan bajo nuestro mismo techo. Cada uno de esos perfiles tendrá un precio aproximado de unos tres euros.
  • Transferir un perfil a una cuenta nueva de pago, de tal forma que el nuevo suscriptor no pierde el histórico de todo lo que lleva visto de series, películas o documentales dentro de Netflix pero, eso sí, se hace cargo del pago todos los meses de una de las tarifas que hay disponibles.

Como os decimos, esta prueba se extenderá a lo largo de las próximas semanas y en caso de que funcione, no dudéis que la tendremos aquí más pronto que tarde.