Apple ha confirmado hoy que las suscripciones comienzan a ser un peligro para nuestro bolsillo

¿Qué es un servicio? Así comenzaba Tim Cook la conferencia de hoy explicando detalladamente cómo la compañía ha extendido sus productos a algo más que hardware. Los mapas, Siri, las aplicaciones, la música… pero todavía faltaba lo mejor. Apple ha presentado hoy nuevos servicios con los que ofrecer todavía más contenidos a la carta a sus usuarios. A cambio de más dinero, claro.

Otra cuota más al mes

Apple Arcade

Los nuevos servicios presentados por la compañía tienen una característica en común: una cuota mensual que deberás pagar para disfrutar de sus contenidos. Entre los tres, ofrecen juegos, revistas y películas. En el primero, Apple Arcade, tendremos acceso a un amplio catálogo de juegos formado por más de 100 títulos en los que no encontrarás publicidad, no requerirán conexión a internet y podrás jugarlos tanto en iPhone, iPad, Mac y Apple TV. Además, el servicio se podrá compartir entre 6 miembros de una misma familia, por lo que sólo tendrás que pagar una suscripción para que jueguen seis. Es una excelente idea para aquellos que jueguen mucho, sin embargo, la compañía no ha dado detalles de cuánto costará el servicio.

Apple News+

Por otro lado, tenemos Apple News+. Se trata del primer servicio que se presentó en el evento de hoy, y su novedad era la incorporación de las revistas y magazines. Apple News es un servicio que se encarga de ofrecer al usuario lo que para Apple es información de fuentes confiables. Apple News+ es diferente, es un escaparate de revistas que el usuario podrá acceder con total libertan abonando, de nuevo, una suscripción mensual. En este caso sí hay precio. Será de 9,99 dólares pudiendo probar el primer mes completamente gratis, y en él encontraremos publicaciones de renombre como Fortune, People, National Geographic, Variety, Time, Vanity Fair, Rolling Stone, y un largo etcétera. ¿La mala noticia? Una vez más se trata de un servicio para Estados Unidos.

Apple TV app

Pero el anuncio más esperado estaba relacionado con el streaming de contenidos. Se llegó a decir que iba a ser el competidor directo de Netflix, aunque todavía quedan por conocer detalles para sacar semejante conclusión. Quizás sea porque la estrategia no es como habíamos imaginado. Lo que ha hecho Apple es presentar por un lado su nuevo servicio Apple Channels para la nueva aplicación Apple TV, un servicio en forma de aplicación que ofrece contenidos de otros muchos servicios disponibles en el mercado.

Reunirá servicios populares como Hulu, ESPN+, ABC, NBC, Amazon Prime Video, HBO, Showtime, CBS y muchos más. La idea de Apple es que utilices tu cuenta de Apple ID para pagar las suscripciones y que las tengas todas reunidas en un único sitio. Esta centralización de servicios en streaming llegará en mayo.

Películas, series y documentales con el sello de Apple

Apple TV+

Apple TV+

Entonces, ¿Apple no va a contar con contenidos propios? No tan rápido. Para eso estará Apple TV+, un servicio más que, sorpresa, será obviamente de pago, y cuyo precio por ahora desconocemos. Aquí se publicarán exclusivamente contenidos desarrollados por Apple y no de ningún otro origen, producciones de la mano de referencias de la industria como Steven Spielberg, J.J Abrams y un gran elenco de actores que darán vida a nuevas series y producciones que llegarán próximamente al catálogo de Apple TV+. Habrá que esperar hasta final de año para saber más al respecto, así que no dudes que el evento de los nuevos iPhone será el escenario elegido para revelar los detalles finales sobre su lanzamiento, que se realizará por cierto en más de 100 países.

Apple Card como forma de pago

Lejos de ser un «One more thing» (fue presentado al principio de la conferencia), este nuevo producto de Apple ha llamado bastante la atención debido a la naturaleza del producto. Se trata ni más ni menos que una tarjeta de crédito como la de cualquier otro banco, aunque en realidad no, ya que tiene sus peculiaridades. Esta Apple Card llama la atención por su excelentes condiciones de pago, la ausencia de cualquier tipo de comisión y la completa seguridad de tus datos, que no se venderán a terceros y los cuales no se utilizarán para fines publicitarios. El servicio llega para hacer crecer aún más a Apple Pay, un método de pago que cada vez tiene más usuarios (ya han alcanzado las 2.000 millones de transacciones) y con el que olvidarte de todas esas tarjetas con comisiones pertenecientes a otros bancos.

Funciona de la misma manera que podría hacerlo una tarjeta de Revolut o de N26, aunque en su caso ofrece una bonificación del 2% en cada compra que hagas con ella, siendo del 3% si lo haces en una tienda o un servicio propio de Apple. Además de contar con la versión digital configurada en Apple Pay, la Apple Card también existe en formato físico, y es una bonita tarjeta blanca fabricada en titanio que enamorará a primera vista a los amanes del disño minimalista. Aunque lo más llamativo de esta tarjeta es que no cuenta con número, ni tampoco con código CVV, ni PIN de protección. Las compras realizadas con esta tarjeta obtienen un 1% de salgo adicional, un saldo que se almacenará en la cuenta virtual de tu cuenta y que recibirás día a día. Una vez más, este producto llegará en unos meses a Estados Unidos, así que no sabemos exactamente cuándo llegará a otros mercados.

El peligro de las suscripciones

La moda de las suscripciones comienza a dar miedo. Los fabricantes se están animando a crear servicios de pago, lo cual está genial, sin embargo, la oferta está empezando a fragmentarse peligrosamente. Con Disney lanzándose por su cuenta y abandonando el barco de Netflix, un nuevo competidor aparece en escena con Apple TV+, el cual deberá de demostrar si verdaderamente sus contenidos son de tanta calidad como prometen. No olvidemos otros servicios como HBO o Amazon Prime, a lo que hay que sumar las opciones de juegos con Apple Arcade, y las musicales con Spotify y Apple Music como opciones más importantes. ¿Recuerdas que hay que pagar el agua y la luz de casa? Pues eso. Haz números. Ya veremos cuándo se convierten en esenciales para nuestro día a día.