El modo más elegante de cargar tus Oculus Quest 2

El modo más elegante de cargar tus Oculus Quest 2

Pedro Santamaría

El nuevo dispositivo de carga de Anker podría ser como ese eslabón perdido para cualquier propietario de unas Oculus Quest 2. Y es que no sólo permitirá tener las conocidas gafas de realidad virtual siempre a punto, también colocadas de forma elegante si quieres que estén siempre a la vista.

Anker Oculus Quest 2

Es cierto que tener accesorios muy específicos para un tipo de producto en particular no siempre es lo ideal. Menos aún ahora que se podría decir que solemos cambiar con cierta facilidad. Por ejemplo, pocos comprarían algo que sólo serviría para un modelo de teléfono en concreto si sabe que es probable que el siguiente que adquiera podría ser de otra marca y por tanto tener otro diseño.

Sólo los fabricantes de accesorios para dispositivos Apple se arriesgan un poco más a la hora de lanzar ciertas propuestas. En primer lugar porque saben que es un mercado jugos y que mueve mucho dinero, pero sobre todo porque Apple mantiene un mínimo de dos años el diseño de sus principales productos. A veces incluso más, como el de los portátiles y otros ordenadores de su catálogo.

Sin embargo, eso no quita que para productos muy emblemáticos o sin rival prácticamente no haya propuestas así. La última que conocemos es de Anker y está pensada para las gafas de realidad virtual Oculus Quest 2. Se trata de una base de carga que también hace las veces de stand o «cuna» donde dejar el dispositivo cuando no lo estemos usando.

Diseño funcional y elegante

Como puedes ver la nueva base de carga de Anker es ante todo un producto muy funcional. En él no sólo vas a poder cargar las gafas y los controles, también dejarlos reposar cuando no los estés usando. Una forma interesante de tener todo bien ordenador y con una mejor estética en el caso de que estén siempre a la vista.

Respecto a la base en sí, esta incluye una serie de ventajas que mejoran las prestaciones del producto de Oculus. Para empezar, incluye un pequeño conector USB C magnético que se conectan al casco para que cuando se coloque sobre esta base o Dock se carguen del mismo modo que lo harían conectado a través del clásico cargador con cable que se incluye.

Para los mandos igualmente se incluyen dos baterías recargables que sustituyen a las pilas alcalinas. Además de dos laterales que también incluyen sus propios contactos para que al dejarlos sobre la misma se carguen. Así te olvidas de cambios de pilas y otras situaciones poco agradables como ir a usarlas y comprobar que se quedaron sin batería.

Por lo demás, esta base ofrece un diseño alargado bastante agradable en prácticamente su totalidad. Aunque lo más importante es que resultan una forma estupenda de colocar las gafas cuando no las estás usando.

Eso sí, es importante que sepas que si estás haciendo uso de la correa Oculus 2 Elite, esta no será compatible con el sistema de carga y tendrás que seguir haciéndolo como hasta ahora. No es un gran inconveniente, pero sí un detalle que hay que conocer.

No obstante, si eres usuarios habitual de estas nuevas gafas y quieres facilitarte tanto el proceso de carga como almacenaje resulta una solución ideal. El problema es que por ahora sólo estará disponible en los Estados Unidos a partir del 22 de enero a un precio de unos 90 dólares. Aunque puede que tras ver su propuesta haya otros usuarios que se animen a lanzar soluciones similares. A fin de cuentas, quien apunta hoy en día por unos cascos de este tipo es muy probable que considere a estos Oculus Quest 2 como principal y hasta única opción.