Correr en realidad virtual tiene precio: 1.000 euros

Correr en realidad virtual tiene precio: 1.000 euros

Daniel Marín

Internet se está llenando de vídeos de gente que la lía mientras juega con un casco de realidad virtual. Hace unos meses, os comentábamos que los hospitales de Estados Unidos habían registrado una subida enorme de pacientes lesionados por esta novedosa forma de jugar a videojuegos. Muchos de ellos se habían hecho daño pocas horas después de recibir sus Oculus o sus PlayStation VR por navidad. Para minimizar un poco el riesgo que tomamos cuando nos colocamos un casco de VR, la empresa KATVR ha ideado un sistema para que podamos correr libremente por nuestro salón sin miedo a hacer un estropicio.

Se acabó destrozar el salón mientras juegas con las Oculus

Se llama KAT Walk C2 VR, y es una especie de cinta para correr con arneses. Una vez instalado, el jugador se puede atar a la plataforma y correr libremente sin desplazarse del sitio. Gracias a esto, se evitan caídas y así como destrozos en nuestro salón.

Según el equipo de desarrollo, el KAT Walk es una cinta de correr optimizada para realidad virtual. Permite que el jugador se pueda mover libremente en un espacio natural de 360 grados, solo que sin moverse del sitio. Sus diseñadores consideran que el juego moderno necesita una solución moderna para ser disfrutada. Frente al peligro de jugar con unas gafas de VR en cualquier salón, el KAT Walk C2 ofrece seguridad y garantía para el usuario. El producto cuenta con una base móvil que se activa con unas zapatillas especiales. También tiene con dos soportes verticales que agarran la cintura del jugador para evitar que pueda caerse durante una partida. De este modo, aunque el jugador se tropiece, no caerá al suelo.

Una recaudación récord

El KAT Walk C2 VR se lanzó hace unas semanas en Kickstarter. La idea de sus creadores era recaudar fondos para poder llevar a la producción su invento. Pedían unos 235.000 euros, pero a falta de unos días para que se cierre e plazo, la base para VR ha recaudado casi dos millones de dólares, con más de mil mecenas que han aportado su dinero para financiar el proyecto.

Mejor invertir en esto que en parcelas del metaverso

Este producto ya se envía a todos los participantes que aporten 998 dólares o más en Kickstarter. Puede parecer un precio muy caro, pero teniendo en cuenta que no son pocos los jugadores que han destrozado de un cabezazo un televisor moderno mientras jugaban con unas Oculus, el KAT Walk C2 VR puede llegar a ser incluso una gran inversión. También lo será de cara a garantizar la integridad física. Las caídas con cascos de realidad virtual casi siempre acaban en lesión. Esto se debe a que el jugador, al estar con los sentidos puestos en el juego, no puede preparar las manos para parar el impacto. Teniendo en cuenta que en muchos estados de Estados Unidos, romperse una muñeca puede suponer un gran agujero en una cuenta bancaria, no nos extraña que tanta gente se haya lanzado a comprar este nuevo producto. Una solución un tanto rara, pero útil de cara a prevenir esguinces y roturas de tobillo. Veremos cuánto tiempo pasa hasta que le salga competencia.