Esta cámara con IA detecta a quien usa el móvil mientras conduce

Esta cámara con IA detecta a quien usa el móvil mientras conduce

Pedro Santamaría

Australia comienza a usar un sistema basado en IA para la detección de conductores imprudentes que hacen uso del teléfono móvil mientras van conduciendo. Una práctica que todos sabemos que es peligrosa pero muchos siguen haciendo sin pensar ni en ellos ni en los demás usuarios.

Australia estrena nuevo sistema de seguridad vial basado en IA

El uso del móvil mientras se conduce está prohibido en la gran mayoría de países por una simple cuestión de seguridad vial, tanto para el conductor como para el resto de usuarios que circulan o usan la vía pública. El problema es que no siempre se cumple y aún hay quien echa un vistazo o interactúa con su teléfono mientras va al volante, una acción que entraña más riesgos del que puede imaginar.

Para solucionar o disuadir el uso del teléfono el gobierno de Nueva Gales del Sur ha implementado un sistema de cámaras que, mediante el uso de inteligencia artificial, es capaz de detectar a los usuarios que lo usan mientras conducen.

A través de unas cámaras especiales con flash infrarrojo se puede llegar a analizar con total efectividad y en cualquier momento del día, sea de noche o no y haga el tiempo haga, al conductor y si está o no usando el teléfono de forma imprudente. Ah, y otro dato importante, estas cámaras con IA son capaces de detectar a conductores que incluso vayan a altas velocidades (vehículos hasta 300 Km/h es capaz de capturar y analizar esta cámara con IA).

Tal y como ha compartido el gobierno de Nueva Gales del Sur, con sólo dos cámaras se logró identificar a más de 100 mil usuarios imprudentes tras analizar unos 8,5 millones de coches que circularon por los puntos donde se habían situado.

Lógicamente la sanción no aplica directamente tras las capturas de este sistema de cámaras. Estas se limitan sólo a detectar posibles imprudencias. Luego personal capacitado vuelve a analizar las imágenes para descartar posibles casos en los que el conductor no ha cometido ningún tipo de infracción pues, por ejemplo, es el copiloto el que usa el teléfono que la IA detecta.

En el caso de que sí haya posible infracción, la imagen verificada por personas pasa a un juez que vuelve a analizarla y entonces ya da la orden de sanción que le llegaría al usuario.

Como puedes ver en el vídeo, el funcionamiento es muy sencillo. La cámara va realizando fotografías a los usuarios que pasan por las zonas donde están colocadas, la IA las analiza y si encuentra un patrón que indique que tiene el teléfono en la mano entonces la selecciona y empieza el proceso administrativo.

¿Será efectivo y ayudará a reducir el uso del teléfono en carretera? Pues habrá que ver cómo funciona en el país, pero con 45 puntos diferentes que se quieren instalar y viendo los resultados de las primeras dos cámaras lo lógico es pensar que sí. Por ahora sólo les llegaría una advertencia, pero en el futuro se indica que aplicarán multas.

Si conduces puede que creas que esta acción de coger el teléfono, aún pensando que no pasará nada y sólo será una cosa rápida, no implica mucho riesgo. Pero no es así y hay que concienciarse para dejar de hacerlo. Ese micro instante puede marcar un antes y un después de cara a un accidente, así que si a las advertencias clásicas no se le hace caso seguro que a una multa y su impacto en el bolsillo sí.