¿Usas cartuchos no originales en tu impresora? Te explicamos por qué es mejor para tu bolsillo dar el salto a los oficiales

Muchos usuarios suelen recurrir a cartuchos de imitación o no originales en sus impresoras creyendo que lo único que tienen diferente respecto a los originales es el precio. Sin embargo, el empleo de esta alternativa, a priori, «más barata», puede hacerte perder otros muchos beneficios sin saberlo. Hoy vamos a explicártelos.

Cartuchos de imitación vs originales: sus verdaderas diferencias

Como te decíamos, aunque de primeras pueda parecer que lo único que diferencia un tipo de cartucho de otro es el precio -y que por tanto da igual emplear cartuchos no originales que los oficiales de una marca-, existen otros factores a tener en cuenta que quizás quieras conocer para considerar de manera seria el uso de unidades originales en tu impresora.

El primero de ellos tiene que ver con el propio consumo indirecto que provocan. Y es que sí, ahorras algo de dinero en su compra al principio, pero una vez empiezas a usarlos, tienes más probabilidades de que estos fallen (un 49%, que se dice pronto) y por tanto te verás obligado a su reemplazo en muy poco tiempo.

Esa es la conclusión a la que llegó un reciente estudio de fiabilidad (.pdf) monocromo de SpencerLab presentado este mismo año, en el que se comparaban los los cartuchos monocromo originales de HP con cinco marcas de cartuchos nuevos, concluyendo que los no originales tienen muchas más probabilidades de terminar fallando.

Cartuchos HP

No solo eso. El empleo de cartuchos de imitación hace que consumas más hojas, ya que la calidad de impresión es inferior y muchas veces te verás obligado a tener que imprimir de nuevo un documento porque no te vale o no te gusta cómo ha salido. No lo decimos nosotros; precisamente lo asegura de nuevo el antes mencionado estudio de fiabilidad, que también se ocupó de calcular el número de «usable pages» -entendidas como «páginas aceptables o utilizables»-, el cual se reduce un 16% respecto a cuando se usan cartuchos originales.

Igualmente, con los cartuchos no originales se registran 4 veces más incidencias en el servicio técnico que con los originales y pueden llegar a provocar daños permanentes (.pdf) en la impresora. Al final lo que se consigue es un incremento de hasta el 25% del coste por las reimpresiones realizadas, los fallos que ha provocado en la impresora y el mantenimiento requerido de la misma.

Cartuchos HP

Que los cartuchos originales tengan un precio algo superior no es caprichoso. Estos cuentan con su propia tecnología de patente, siguen unos estándares de fabricación y han sido optimizados para que funcionen en tu impresora, en perfecta sintonía con ella. Cumplen además con los estándares medioambientales (¿sabías que los cartuchos de HP se fabrican en parte (o totalmente) con materiales reciclados?) y de seguridad, implicando todo ello un gasto de producción que luego se ve reflejado en una diferencia de precio respecto a los cartuchos «compatibles» -que no pasan, claro, por todo este complejo proceso de control de calidad.

Sí, al principio estarás pagando un precio más bajo y tentador, pero ¿cómo de caro resultará con el paso del tiempo? A la larga, visto lo visto, ni proteges tu impresora ni tampoco tu cartera. Tenlo en cuenta.