El primer dron tripulado para acrobacias es sólo para maniquíes valientes

El primer dron tripulado para acrobacias es sólo para maniquíes valientes

Pedro Santamaría

Herbert Weirather, CEO de la DCL, ha anunciado que ya están listos para ofrecer una experiencia de vuelo diferente. ¿Cómo? Pues con el primer dron de carreras tripulado con el que poder hacer todo tipo de acrobacias. Una idea llamativa, pero ¿hay alguien que realmente se atreva a montarse en él con total tranquilidad? Seguramente alguien sí habrá, pero no seríamos nosotros.

El primer dron tripulado para hacer acrobacias en el aire

El primer gran dron para acrobacias ya está listo, o eso afirma Herbert Weirather, CEO de la DCL. Junto al que realmente es su anuncio importante, su nuevo videojuegos de drones de carreras, la Dron Champions League mostró esta aeronave tripulada que supone una apuesta importante de cara a ofrecer nuevas experiencias de vuelo.

Diseñado y construido junto a Drone Champions AG, este dron de acrobacias cuenta con un diseño que recuerda mucho a de las motos de agua y lanchas rápidas. Equipado con seis brazos y doble , el total de doce hélices es lo que le permite levantar todo el peso del drone y de quien vaya en su interior.

Sí, tras varios años y meses de desarrollo, la compañía inició las pruebas de este dron que dicen estar preparado para hacer acrobacias con una persona dentro. Primero se probó en instalaciones cubiertas y más tarde al aire libre. Ahí fue cuando ya hubo… un maniquí.

Efectivamente, aunque la idea de ofrecer un dron tripulado sea muy llamativa y atractiva, no es sencillo. Si los drones que sólo buscan llevar a personas de un punto A a un punto B aún no han acabado de cuajar con solución real, una propuesta de este tipo menos aún por la complejidad de los vuelos y acrobacias.

De ahí que, en el vídeo, se vea que cuando se hacen las pruebas de acrobacias al aire libre sea un maniquí el que montan. Cuando lo hace una persona de verdad, el dron apenas despega un metro del suelo.

Por tanto, a pesar de la intención de DCL y Drone Champions AG, parece que sólo maniquíes atrevidos serán los que podrán montarse para realizar piruetas. Y es que, si bien la física que se aplica a un dron de tales dimensiones es la misma que la de los modelos no tripulados más pequeños, hay que maximizar las medidas de seguridad para evitar un accidente fatal.

De todos modos, según la DCL la experiencia resultó positiva para ellos y piensan que este tipo de vehículos va a cambiar las experiencias de vuelo de muchos usuarios -que se atrevan a montarse, claro está-.

«Siento que esta experiencia es, honestamente, un nuevo capítulo para las aeronaves con multirrotores. (…) Ver que ahora pueden aspirar a volar realmente una dron de este tipo es absolutamente increíble», exclamó Josh Bixler de Flite Test.

Controlado desde tierra a través de las manos del piloto Mirko Cesena, quien cuenta con experiencia contrastada en el control y vuelo de drones de carreras y acrobacias, no negamos que debe ser muy llamativo ver volar un dron de tales dimensiones. Y casi seguro que, más tarde o más temprano, este tipo de aeronaves serán una realidad. Mientras habrá que tener paciencia y dejar que la compañía use los datos de las pruebas para continuar perfeccionando su modelo.