Crean una diana inteligente con una Raspberry Pi y muchas luces

Raspberry Pi es, seguramente, una de las grandes soluciones que nos ha dejado la informática en la última década. Una plataforma que reduce a la mínima expresión cualquier proyecto de hardware que tengamos entre manos y que no necesite de la potencia desatada de un ordenador de última generación. Es más, gracias a su existencia hemos podido disfrutar de esa revolución «Mini» de NES, Super Nintendo, Commodore 64, Neo Geo y el más reciente Amiga 500.

¿Una diana inteligente?

Ahora bien, los usos de estas Raspberry Pi pueden dar para mucho más que como simple sistema de emulación de viejas consolas y ordenadores, y un buen ejemplo es el que os traemos hoy ya que ha sido en Reddit donde hemos podido comprobar cómo se las gasta un tal Phil Harlow cuando se trata de buscar la manera más avanzada de jugar a los dardos de toda la vida. Esos que son religión en los pubs de Reino Unido.

Esas dianas (llamémoslas analógicas) no son muy precisas y salvo excepciones, no llevan la cuenta de los puntos de cada jugador con demasiada exactitud y, por supuesto, es casi imposible pedirles que varíen el sistema de juego para adaptarlo a otras modalidades más complejas. Pues bien, con este invento todos esos problemas se acabaron porque el prototipo que ha desarrollado es capaz de comportarse prácticamente como un videojuego.

Para empezar porque cada vez que golpea un dardo en ella se ilumina la porción en la que ha impactado y guarda la puntuación al jugador que está en ese momento en posesión del turno de la partida. Pero además, el programa que lo gestiona todo va dando indicaciones de cuál es el siguiente turno y quién debe comenzar a tirar, las reglas y prácticamente cualquier dato que imprima emoción al juego.

Diana Raspberry Pi.

Todo, absolutamente todo, está controlado por la Raspberry Pi, que no solo lleva esa cuenta de cada partida sino que ofrece un interfaz táctil para tablets (por ejemplo) que nos permite iniciar juegos con diferentes variantes, lo que facilita que la misma diana pueda tener nuevas y cada vez imaginativas formas de entretenimiento sin necesidad de cambiar el conjunto completo. Con añadir nuevas partes al programa que gestiona el conjunto, ya podremos disfrutar de cualquier idea que se le haya ocurrido al programador.

Una diana con muchas luces (LED)

En la publicación de Reddit su autor confiesa cómo la ha ido construyendo y ese acabado tan perfecto tiene su explicación: adquirió una diana de verdad y, a partir de ella, fue introduciendo todas las mejoras que necesitaba el sistema. Como la matriz de luces LED que se sitúa en la parte trasera y que ya venía de serie, y a la que solo tuvo que conectar un Arduino para controlarla. Un segundo elemento es el que se encarga de conectarse a la Raspberry Pi y marcar las normas del juego y darle todo el sentido al conjunto. Concretamente qué parte de la diana ha sido impactada por el dardo, lo que da lugar a que se ilumine para mostrarla a todos los jugadores y, más tarde, aplicar las normas escritas en el programa que rige la Raspberry Pi.

Parece terminado aunque está en fase de desarrollo, por lo que veremos si próximamente nace de aquí un modelo completamente viable y funcional que podamos llevarnos a la boca. De momento la cosa pinta muy bien y no sería una mala idea tener una de estas dianas inteligentes en ese bar que tanto frecuentamos para echarnos unos dardos. ¿No?

Fuente > Reddit

¡Sé el primero en comentar!