Una filtración casi sin precedentes expone 773 millones de emails y contraseñas: comprueba si estás afectado

Un nuevo escándalo sobre filtraciones de datos privados se ha hecho público. Según se acaba de descubrir, se han llegado a robar casi 773 millones de direcciones de correo y más de 21 millones de contraseñas. Te contamos qué ha ocurrido exactamente y qué tienes que hacer para comprobar si tú también estás afectado.

Una de las mayores filtraciones de la historia

Después del gran robo de datos que sufrió Yahoo! en 2017, esta se puede considerar la mayor filtración de datos privados hasta la fecha. Y es que se ha filtrado una colección online que contenía 87 GB de datos robados y que había sido volcados en el servicio Mega. En su interior se guardaban nada más y nada menos que 772.904.991 direcciones de correo electrónico y 21.222.975 contraseñas, de los que 1.160.253.228 son combinaciones directas email-contraseña -sí, estamos hablando en todo momento de cifras en millones.

La información ha sido descubierta y puesta en conocimiento público por Troy Hunt, conocido investigador de ciberseguridad fundador de uno de los portales más populares que existen para comprobar si tus datos privados han estado en algún momento en compromiso, Have I been pwned.

Pwned data Collection 1

Las direcciones de correo electrónico y las contraseñas han estado almacenándose al parece durante años, ya que se puede comprobar que algunos de los registros datan de 2008, asegura Hunt. El robo además no proviene de una única fuente: son más 2.000 los sitios de origen de los que se han obtenido la información, por lo que las probabilidades de que tú también estés afectado por esta filtración son altas.

Cómo comprobar si tu email y contraseña están afectados

Como decimos, las probabilidades de que tu email y contraseña se hayan visto expuestos y afectados por esta filtración son bastante elevadas, así que vamos a indicarte los pasos a seguir para que lo compruebes por ti mismo:

  1. Dirígete a la web Have I been pwned.
  2. Escribe tu dirección de correo electrónico en el recuadro que aparece.
  3. Has clic en el botón de “pwned?”.
  4. Si te aparece el mensaje “Oh no — pwned!” significa que tus datos han sido comprometidos.
  5. Un poco más abajo puedes ver los sitios en los que tu información fue robada (aparecerá Collection #1 y quizás algún portal más que ni sabías que había sido hackeado).
  6. Si tienes varias cuentas de correo operativas, comprueba cada una de ellas introduciéndolas una a una en el recuadro como explicamos en los puntos 2 y 3.

En caso de que te encuentres con semejante pastel, te recomendamos que cambies inmediatamente la contraseña de sus cuentas de correo. Lo mejor y más seguro es que uses alguna app generadora de contraseñas para configurar una password que sea fuerte y sólida.

También recomendamos encarecidamente que uses la autenticación en 2 pasos en todos los servicios que te lo permitan. Por último, la web te propone que te suscribas a su sistema de alarma con los emails que uses, de forma que si vuelve a estar comprometido, recibirás un aviso.