Mide el estrés, ritmo cardiaco y más con la nueva Fitbit Charge 5

Ya es oficial, la Fitbit Charge 5 ha sido presentada y con ella la compañía busca un salto importante respecto a sus anteriores pulseras de cuantificación deportiva. Ahora, con un diseño renovado, la nueva pulsera no será de las opciones más económicas, pero sí de las más atractivas para quien busque una solución de este tipo.

Fitbit Charge 5, novedades

Lo primero que te llamará la atención de la nueva Fitbit Charge 5, sobre todo si conoces algunos modelos anteriores de la marca, es su diseño. Esta nueva propuesta se desmarca de láquelos acabados de su cuerpo algo más anguloso y apuesta por unos acabados curvados que la hacen ser más agradable. Puede que incluso cómoda cuando por algún motivo hace presión sobre tu muñeca.

Claro que el cambio de diseño también conlleva otras diferencias, como el aumento de la pantalla en cuestiones de dimensiones. Ahora es un 10% más grande con respecto a la anterior generación. Este puede parecer un porcentaje pequeño, pero lo suficiente como para que se aprecie en un producto que tiene un panel AMOLED de tales dimensiones.

El panel, con tecnología AMOLED como hemos dicho, también ofrece una mejora en cuestiones de brillo máximo. 450 nits en lo que es capaz de alcanzar ahora mismo, de nuevo más del doble que la versión anterior. Así que en entornos más luminosos debería verse mucho mejor todos y cada uno de los elementos que se muestran en pantalla cuando la estés usando.

Además, ahora ofrece una pantalla a color y no monocroma. Esto puede generar dudas respecto a quien prefiere cero distracciones, pero al final si se usan bien, los colores ayudan a identificar mejor los distintos datos que aporta su interfaz de usuario.

Sin ningún tipo de botón físico, todas las interacciones han de realizarse a través de la pantalla táctil. Un botón que puedas pulsar siempre es útil cuando, por ejemplo, tienes las manos algo húmedas o directamente mojada y no responde a tus gestos, pero seguro que son las ocasiones menos frecuentes.

Por cierto, si te preguntas si las barras laterales son botones (capacitados por ejemplo), la respuesta es no. Son dos sensores que sirven para que pueda calcular tu ECG. Es decir, realizar un electrocardiograma para comprobar el estado de tu corazón. Aunque también sirve para leer la actividad Electrotérmica (EDA), que mide la respuesta del cuerpo frente a la estrés.

Del resto de características y funciones sólo decir que cuenta con todo lo visto: seguimiento de la salud, monitorización del ritmo cardiaco, cuantificación y calidad del sueño, niveles de saturación de oxígeno en sangre (SpO2), etc.

Fitbit Premium y el valor añadido

La Fitbit Charge 5 llegará también con un servicio por suscripción que permitirá a los usuarios de esta y otras pulseras de la marca acceder a datos y puntuaciones con las que podrán controlar de forma diaria aspectos mucho más controlados de cada entrenamiento.

Esta opción de Fitbit Premiun no será exclusiva de la Charge 5, otros modelos de la marca también podrán optar a ella si pagan los 9,99 euros al mes o 79,99 euros al año. Con la Fitbit Charge 5 se regalarán 6 meses gratis.

Otra forma de competir con el Apple Watch

La nueva Fitbit Charge 5 no es una pulsera de cuantificación económica, no tiene el precio de una Mi Band, Realmente Band o incluso algún que otro reloj inteligente, pero aún así por 179,95 euros puede suponer una gran alternativa para quien no pueda disfrutar del Apple Watch SE o directamente no le convenza por algún motivo.

Aún así, si con los usuarios de iPhone lo tendrá complicado por el valor del ecosistema, en Android también recibió recientemente un duro contrincante: el Samsung Galaxy Watch 4. Que cuesta muy poco más y puede ser mucho más atractivo. Aún así, si estás buscando la pulsera deportiva ideal, deberías tenerla en cuenta. Y si buscas algo más, atento a los relojes inteligentes de Garmin.

Fuente > Fitbit

¡Sé el primero en comentar!